Archivos de la categoría ‘marketing experiencial’

Algunas de las empresas más exitosas que han surgido en los últimos años tienen al menos una característica en común, su foco se sitúa en la experiencia de cliente. La gestión empresarial que entiende este concepto, del cual en inglés encontramos referencias con las siglas CX (Customer Experience), como algo realmente clave en la actualidad, trata de incidir estratégicamente de manera positiva en la percepción que tendrán sus clientes como resultado de todas las interacciones que tengan con la marca.

En mi opinión, la comunicación, que en el contexto actual debe ser integrada, interactiva y transmedia, desempeña un papel fundamental en la experiencia de cliente. Al orientar nuestra estrategia comunicativa para obtener mejores resultados en esta última debemos considerar tres aspectos muy relevantes: rapidez, respeto y personalización.

A continuación comparto la presentación que realicé sobre estos temas en el I Congreso de Marketing para Pymes celebrado en Sevilla. En la ponencia encontraréis recomendaciones específicas para trabajar la comunicación y la experiencia de cliente en pequeñas y medianas empresas. Además, expongo algunas de las tendencias actuales en estas áreas.

 

Anuncios

Cuando hablamos de conceptos como transmedia, big data, storydoing… muchas personas pueden pensar que su aplicación está orientada fundamentalmente a grandes empresas, con presupuestos destacados para marketing o comunicación, pero no es así. Si tienes una empresa de las consideradas pymes, también puedes innovar en estos ámbitos. Es más, creo que debes hacerlo si buscas posicionarte correctamente, alejarte de la mediocridad y diferenciarte de forma efectiva.

Con todos los instrumentos que tenemos actualmente a nuestro alcance para comunicarnos te garantizo que puedes innovar para conectar mejor con tus públicos sin destinar a ello importantes sumas de dinero. A continuación te dejo una serie de recomendaciones que considero que podrían ayudarte.

LA COMUNICACIÓN, UNA PRIORIDAD

  • No es lo mismo elegir un nombre para una pyme y desarrollar acciones de marketing o comunicación inconexas, como rotular con él el material que se precise para darla a conocer o abrir una página de fans en Facebook, por ejemplo, que trabajar con conciencia de marca y estratégicamente para posicionar esta última de forma efectiva.
  • La comunicación debe ser una prioridad en todo el ciclo de la empresa.
  • No debe enfocarse en el producto como elemento para cubrir una necesidad o deseo sin trabajar la construcción de la marca para fidelizar y gestionar la experiencia de cliente.
  • Hay que entenderla como un elemento transversal y no aislado dentro de la empresa.
  • Los empleados o empleadas deben conocer los objetivos de comunicación para mejorar a través de ella la experiencia de cliente.
  • El storydoing permitirá a la pyme comunicar a través de la acción.

 

IMPORTANCIA DEL ENFOQUE ESTRATÉGICO

  • Es preciso realizar una gestión estratégica para alinear siempre las acciones con los objetivos de la empresa.
  • Hay que disponer de un plan con objetivos bien definidos y los valores de la empresa claramente identificados.
  • El plan estratégico debe incorporar suficiente adaptabilidad para dar respuesta a entornos tan cambiantes como el actual (mundo VUCA – volátil, incierto, complejo y ambiguo -).
  • Además del análisis, los objetivos y las acciones, debemos tener en cuenta siempre criterios para la evaluación.

 

TRABAJADORES Y EMBAJADORES DE MARCA

  • La experiencia de cliente va más allá de su relación directa con el servicio de atención.
  • Todo comunica y todo puede tener incidencia en la manera en la que los clientes perciben la marca. En este sentido, la comunicación interna es fundamental también.
  • Una plantilla satisfecha y alineada con los valores de la empresa puede contribuir más fácilmente a comunicarlos y a conectarlos con los de su público objetivo.

 

TECNOLOGÍA PARA MARCAS MÁS HUMANAS

  • Internet y, en concreto, las redes sociales, brindan la posibilidad de desarrollar una comunicación interactiva. Es preciso alejarse de la comunicación vertical y unidireccional.
  • Explora las posibilidades de la narrativa transmedia y la omnicanalidad y promueve la cocreación, la participación activa de tu audiencia en el desarrollo de tu comunicación e incluso en el de tus productos y servicios. Eso hará más memorable su relación con tu empresa.
  • Trabajar el SEO, el posicionamiento en buscadores, a través de la conexión de la marca con los valores con los que se quiera llenarla de contenido.
  • El big data no es una herramienta al alcance solo de grandes empresas. También es posible usarlo en pequeñas y medianas empresas para avanzar hacia la hiperpersonalización de productos y servicios y para mejorar la experiencia de cliente.

 

COMUNICACIÓN DE VALORES PARA MARCAS CON CONCIENCIA

  • La sociedad demanda cada vez en mayor medida marcas con conciencia y transparentes.
  • La identificación de los valores del público al que dirige la empresa sus productos o servicios y de la propia marca resulta clave para que puedan conectarse a través de la comunicación empresarial.
  • Más allá del concepto clásico de Responsabilidad Social (RSE), las marcas que quieran diferenciarse a través de una comunicación de valores deben estar enfocadas hacia el impacto social positivo y desarrollar acciones en este sentido que involucren a sus públicos mediante experiencias (de nuevo la importancia del storydoing).

ATENCIÓN A LAS TENDENCIAS

  • El análisis de tendencias permitirá a tu pyme estar al tanto de los indicios de cambio que se produzcan en el entorno en el que opere y anticipar posibles tendencias.
  • Conocer las tendencias antes de que se conviertan en modas ayudará a tu empresa a diferenciarse. Será, por tanto, una ventaja competitiva.
  • El coolhunting empresarial te permitirá investigar tendencias para ganar anticipación, diferenciación, innovación y una mayor conexión con los públicos. Su aplicación no está orientada solo a grandes compañías.
  • Herramientas como paneles netnográficos, la observación directa, el análisis de medios especializados y de innovadores, earlyadopters o trendsetters están también al alcance de pymes.

 

Si te ha parecido útil e interesante esta entrada, te animo a compartirla para que pueda resultarle de utilidad a otras personas. Asimismo, me tienes como siempre a tu disposición por si quieres hacer alguna consulta o realizar algún comentario.

 

Hace pocos días tuve la oportunidad de acudir al III Congreso Internacional de Marketing organizado por Marketeros Nocturnos, una comunidad surgida en Twitter para interactuar y compartir conocimientos sobre este tema. De esta edición, repleta de buenos ponentes y de experiencias que hacen de este evento un encuentro cercano, desenfadado y muy enriquecedor, me traigo una conclusión principal. Nos encontramos ante el momento más destacado hasta ahora para una tendencia que ya veníamos apuntando hace tiempo en comunicación: la humanización de las marcas.

 

A lo largo de todas las intervenciones, que versaron sobre Big Data, Social Media, Design Thinking, etc., pudimos analizar cómo el marketing actual:

  • Busca conectar con valores.
  • Persigue empatizar con el consumidor o la consumidora (neuromarketing).
  • Mete la pata y reconoce sus errores.
  • Crea comunidades.
  • Dialoga con sus públicos.
  • Tiende a personalizar al máximo la atención al cliente a partir del análisis correcto de toda la información relevante (big data).
  • Intenta generar experiencias únicas y memorables en los usuarios y usuarias.
  • Emociona y, más allá de eso, despierta sentimientos que perduren…
  • Aprovecha las redes sociales para construir lazos de compromiso mutuo y de confianza con sus clientes actuales o potenciales, algo que se conoce en este ámbito como ‘engagement’.

 

Si observamos detenidamente todos los aspectos mencionados, que estuvieron presentes de un modo u otro a lo largo de todo el Congreso de Marketeros Nocturnos, celebrado en esta ocasión en Málaga, podríamos llegar a la conclusión de que nada de eso se consigue con marcas que presenten una orientación corporativa, sino con aquéllas orientadas hacia las personas, es decir, con marcas humanizadas.

 

Un claro ejemplo en publicidad de esto que os comento es la última campaña publicitaria de la marca de electrodomésticos Balay. Una lavadora difícilmente puede conectar por sí misma con valores, pero sí las personas que hacen posible que esa máquina funcione. En esta empresa lo han tenido muy claro:

 

 

Aprovecho este post con la tendencia más importante que resaltaría de este Congreso para felicitar a la organización por su trabajo y el buen trato recibido. Asimismo, te animo a que acudas al próximo evento de esta gran comunidad y a participar si lo deseas en sus debates todas las noches en Twitter.

 

Por último, si quieres conocer más sobre esta cita marketera, te invito a que visites el blog de Rayko Lorenzo. En este post que os enlazo da muchas claves sobre lo que pudimos disfrutar en la capital malagueña.  Además incluye una gran cantidad de fotos y vídeos.  No obstante, te dejo algunos momentos en imágenes.

 

IMG_3668IMG_3670IMG_3671IMG_3674IMG_3675

 

Tradicionalmente los responsables de los departamentos de publicidad y marketing en las empresas se han afanado en lograr la mayor cantidad de datos posible para afinar al máximo las acciones en función del perfil de sus consumidores. El proceso, denominado targeting, implica la segmentación del público objetivo, normalmente por grupos. Algunos ejemplos podrían ser su división por edad, por estado civil, por lugar de residencia, etc.

Las herramientas que ha brindado Internet han permitido impulsar una cada vez mayor personalización de estos procedimientos, hasta el punto de que el foco ya no está en el grupo, sino en el individuo. De este modo se ha generado una cantidad de datos colosal sobre todos nosotros como consumidores. La siguiente fase nos lleva a la HIPERPERSONALIZACIÓN, con productos o servicios conectados en mayor medida con nuestras necesidades, preferencias, inquietudes e incluso con nuestras emociones más íntimas.

Todo esto está relacionado con el concepto BIG DATA, que tanto se menciona últimamente. La disponibilidad de una gran cantidad de datos no implica directamente, no obstante, que se obtengan ventajas competitivas. La información en sí, en este caso, no da el poder, sino la manera en la que se procesa.

 

El desarrollo de servicios de análisis de datos, como software específico para el tema que nos ocupa, adquiere, en consecuencia, una enorme importancia en el ámbito empresarial. De todos modos, solo una mínima parte de las grandes empresas está dándole esta orientación al Big Data en estos momentos, según indica la revista Forbes.

El procesamiento estratégico de los datos nos lleva al siguiente concepto que marca una de las principales tendencias en el entorno de los negocios: RIGHT DATA. Podríamos considerar que la cantidad de datos recopilados por las interacciones de los clientes actuales o potenciales con los servicios, la información personal publicada sobre estos, su comportamiento en el momento de la compra, sus opiniones en redes sociales después de esta, etc. representan parte de la materia prima para una empresa.

A continuación es necesario procesar esa materia prima de forma que se convierta en nuevas oportunidades para la compañía, por ejemplo, al introducir mejoras en el producto o servicio en función de la información recogida, ayudando a posicionarlos mejor, desarrollando nuevas líneas de negocio u observando tendencias que le permitan adelantarse a su competencia.

A través del Right Data vamos a preguntarnos, entre otras cosas, qué datos de los que hemos recopilado son realmente relevantes y de cuáles no disponemos aún y también son importantes. Los sistemas más actualizados de análisis informático ofrecen, en este sentido, posibilidades infinitas, cuyo único límite, en mi opinión, lo pone la capacidad creativa de los responsables de estos nuevos “servicios de inteligencia” dentro de la empresa y su alineación correcta con los objetivos estratégicos de esta.

Hay un aspecto que considero especialmente relevante a partir de todo lo comentado anteriormente. Se trata de la conexión de estas dos tendencias importantísimas en el ámbito empresarial: Right Data e hiperpersonalización. De hecho la capacidad analítica de la masa ingente de datos puede conducir al desarrollo de productos, o aplicaciones relacionadas, con una conexión más efectiva con sus destinatarios, es decir, con los clientes. Por tanto, los beneficios de este proceso son mutuos, ya que estos últimos pueden recibir una mejor experiencia en conjunto y esto también supone un valor añadido para la empresa. Un ejemplo lo encontramos en la compañía John Deere y sus tractores con tecnología que, a través del análisis de los datos recogidos relacionados con la actividad agrícola, facilitan información útil a los agricultores.

 

Si vamos aún más allá podríamos analizar la importancia que el Right Data tendrá en su vinculación con el Internet de las cosas (IDC), la hiperconexión de todo tipo de objetos cotidianos mediante la Red. La aplicación práctica lleva a que, por citar solo un caso, una prenda que cojamos de una estantería en una tienda de ropa esté provista de sensores que transmitan información instantánea. De esta forma, la empresa propietaria puede determinar cuánto tiempo estuvo en nuestras manos, cuál es el pantalón que más ha interesado, etc.

 

Smartwatch

Como indica el pensador Jeremy Rifkin en una entrevisa para El País sobre su libro La sociedad de coste marginal cero. El Internet de las cosas, el procomún colaborativo y el eclipse del capitalismo (Paidós), en el año 2020 “habrá unos cien mil millones de sensores en todo el mundo organizando todo digitalmente, funcionarán como una gran extensión del cerebro humano y conectados en una gran familia en la vida económica, social y cultural”.

Al igual que ocurre en todos los casos que analizamos a través de las investigaciones de coolhunting, asumir o no lo marcado por una tendencia dependerá de lo que establezca la estrategia empresarial. La aplicación de las mencionadas, en concreto, será más útil en unos sectores que en otros. Sin embargo, sus posibilidades pueden ser determinantes para que empresas, sean del tipo que sean, se adelanten al futuro ganando en consecuencia importantes ventajas competitivas en el presente.

 

((Nota: este artículo ha sido publicado por la autora de este blog originariamente en la web de la Asociación Española de Coolhunting))

Una de las tendencias más destacadas de los últimos tiempos en marketing es la corriente experiencial, por la que han apostado desde grandes compañías como Starbucks, uno de los modelos paradigmáticos, a startups, como la de experiencias de viajes desarrollada por tres españoles en Polonia y sobre la que podemos leer hoy mismo en Cinco Días.

A diferencia de lo que ha venido ocurriendo en el marketing tradicional, que se centraba en los aspectos del producto o servicio, en el experiencial el protagonista es el sujeto que los adquiere. La relación con el consumidor ya no se limita a una exposición a través de publicidad convencional de las cualidades de aquello que es posible que termine comprando. Ahora adoptan un papel más importante las experiencias, emociones o los sentimientos que la marca sea capaz de hacer vivir al consumidor o usuario antes, durante e incluso después del proceso de compra.

El esfuerzo por que estas experiencias perduren, se conviertan en memorables, puede conducir a que finalmente sean también recomendables, es decir, que tengan la relevancia suficiente para el consumidor como para que acabe compartiéndolas con sus amigos, conocidos, compañeros. Una de las maneras más habituales de hacerlo en los últimos tiempos es a través de las redes sociales. Este último aspecto adquiere mucha importancia en la actualidad, momento en el que resulta esencial en el ámbito empresarial apostar por el marketing digital.

Como asegura la consultora Elena Alfaro, experta en marketing, “la satisfacción del cliente no es suficiente, para diferenciarse se necesitan experiencias”. Asimismo, sostiene que “las experiencias son fuentes de emociones y las emociones son el motor de la toma de decisiones”, por lo que, en su opinión, “no existe futuro para aquellas empresas que no las tengan en cuenta a la hora de hacer sus estrategias”.

Entre las iniciativas recientes enmarcadas en esta tendencia que estamos abordando me ha llamado especialmente la atención el denominado ‘Immersive Fitness’, desarrollado por las firmas Reebook y Les Mills. Podéis ver el vídeo promocional a continuación:

¿Te imaginas practicando Spinning, Body Combat o Pilates en espacios que interactúan contigo para convertir el momento en algo mucho más emocionante o sensorial que estar simplemente rodeado/a de espejos? Eso es lo que proponen las dos compañías. El resultado: algo parecido a esto que puedes ver en el siguiente vídeo y que han presentado estos días en Barcelona. Ojalá llegue pronto a muchos gimnasios, ¿no crees?