Archivos de la categoría ‘Publicidad’

Reconozco que cuando mi compañero Juan Carlos Calderón, coordinador de ACOP Andalucía (Asociación de Comunicación Política), me invitó recientemente a acudir a una actividad programada en Sevilla en la que se hablaría de psicología pensé que me costaría encontrarle una aplicación práctica en función de mis intereses. Sin embargo, en cuanto comenzó a hablar el ponente, Daniel Eskibel, me di cuenta de que estaba equivocada y que se abría ante mí un área de conocimiento apasionante con múltiples aplicaciones, muchas de las cuales apenas han sido exploradas.

Daniel Eskibel, psicólogo y estratega político, es el fundador del blog Maquiavelo & Freud. Aplica sus conocimientos en psicología al diseño de estrategias políticas y comunicacionales de candidatos, partidos políticos y gobiernos. Es miembro de la Asociación Latinoamericana de Consultores Políticos y de la American Association of Political Consultants, así como coordinador internacional del Máster en Consultoría Política de la Universidad Camilo José Cela de Madrid.

En su ponencia en la Universidad Pablo de Olavide de Sevilla Eskibel analizó aspectos fundamentales para promover cambios necesarios en el ámbito político desde la psicología. Según indicó, “los partidos políticos solo se ocupan del 5 por ciento de mecanismos mentales del ser humano”. No obstante, “cambiar la política depende del 95 por ciento restante”. En su opinión, los políticos y políticas deberían prepararse “como atletas de alta competición” y atender ese alto porcentaje que en estos momentos “está descuidado, marginado”.

Para este profesional actualmente nos enfrentamos como sociedad al “riesgo de la instantaneidad”, en la que lo inmediato, el hecho de conseguir ser trending topic en Twitter, por ejemplo, o conseguir un gran impacto con un tuit, hace que nos olvidemos en muchos casos de lo esencial. Es algo que analicé en este blog en el post “Lo viral y lo importante”. Por el contrario, defiende que, más allá de la tentación de quedarnos en la superficie, “pongamos la psicología a trabajar en la política”. Nos ayudará a “entender la realidad y a actuar sobre ella”.

En relación con los fallos sonados en los últimos tiempos de encuestas que no permitieron anticipar determinados resultados electorales, Daniel Eskibel se preguntó: “¿No será que no sabemos qué preguntar?”. “Quizá las preguntas no sean las adecuadas”, agregó.

Con respecto a la comunicación, este consultor advirtió que el target, es decir, nuestro público objetivo, “es cada vez más borroso”. “Partimos de la base –indicó– de que nadie se puede comunicar con todo el público”. No obstante, “debemos ser más precisos al describir el público con el que nos queremos comunicar”. Ya no bastan, a su entender, los perfiles sociodemográficos. Cree que “hay algo más” en esos resultados sorpresivos a los que hemos asistido. En concreto, refiriéndose al nuevo presidente de Estados Unidos, manifestó que “no solo es él”, el personaje que observamos, en muchos casos con estupefacción (esto lo añado yo), sino que “Donald Trump es un síntoma”.

Para Eskibel uno de los rasgos psicológicos que sobresalen en estos momentos en nuestra sociedad es la apertura a las nuevas experiencias. Se persigue así un cambio, en un sentido dramático, que tiene que ver con una salida de la vida cotidiana. Por el contrario, se percibe que las personas, en general, “están blindadas al cambio político, porque aun teniendo una gran apertura a las nuevas experiencias, están fuera de la política”.

En otro orden de cosas, el autor de Maquiavelo & Freud analizó el esfuerzo que muchos partidos realizan poniendo el foco en la publicidad televisiva. En este punto, precisó que el 84 por ciento de los electores menores de 35 años desconfía de esta. “Pensamos que saturando al público de comunicación política publicitaria lo vamos a persuadir”, sin embargo, la tendencia es que cada vez escapamos más de la publicidad. Mientras tanto, “la política invierte cada vez más dinero en publicidad de la que la gente huye”. Sobre este asunto comenté en la tertulia posterior a la conferencia que la nueva publicidad programática y la aplicación del Big Data podrían garantizar mayor impacto de la inversión en este terreno. Por tanto, en mi opinión, no se trataría de invertir más o menos dinero, sino de invertirlo de forma correcta y los nuevos avances en esta materia podrán permitir que así sea.

En todo caso, Eskibel sostiene que nos encontramos continuamente con “partidos enfermos de decir aunque digan cosas vacías, enfermos de cortoplacismo”. Incluso nos encontramos a políticos que persiguen un titular en periódicos aunque eso suponga un desgaste enorme para su propia formación política. En su opinión, el político tiene la obligación de encontrar el camino correcto en comunicación para que el electorado halle la clave del asunto. Para ello, según agregó, “los partidos tienen que profesionalizarse y viajar del corto al largo plazo”. Considera que no vamos a cambiar la política a golpe de tuit. Tampoco conseguiremos avanzar si planteamos la negociación en torno a ella como “una sumatoria de líneas rojas”.

En otro orden de cosas, sobre las campañas electorales, el consultor uruguayo destacó la necesidad de “dar batalla sobre la mejor versión de nuestro adversario”. “No hagamos una caricatura, no lo tomemos por tonto”, precisó. “Atacar los puntos débiles fracasa, porque cualquier campaña medianamente profesional está preparada para eso”, según dijo. Además, alertó sobre el peligro del narcisismo y agregó que “solo atacando su fortaleza lo vas a derrotar”, no obstante, “primero hay que reconocerla, encontrarla, estudiarla y darnos cuenta de que toda fortaleza tiene una debilidad”.

 

charladanieleskibel

Con el psicólogo y consultor político Daniel Eskibel y compañeros y compañeras de ACOP en Andalucía.

 

En este blog he escrito en numerosas ocasiones sobre una disciplina que me apasiona y que está adquiriendo mucha importancia ante la necesidad de encontrar respuestas en un contexto, como es el actual, tan cambiante. Se trata de la investigación de tendencias, a la que en España nos referimos frecuentemente con un anglicismo: coolhunting (en adelante sin cursiva por tratarse de un término habitual en esta web, aunque sea una importación de otra lengua).

A finales de año y principios del siguiente muchos blogueros y blogueras del ámbito del marketing y la comunicación se lanzan a hacer sus predicciones sobre las que, en su opinión, serán las principales tendencias en su sector o sectores. Así, podemos encontrar informes, basados en análisis muy completos, que podrían servir de guía para muchos profesionales. No obstante, en muchísimos otros no pasarían el más mínimo filtro de un análisis riguroso de coolhunting. Sin embargo, muchas empresas se apresuran en aplicar cuantas más mejor sin analizar previamente las ventajas o desventajas de hacerlo.

Con este post abro mi blog a la participación de especialistas en diversos temas a los que sigo y cuyas aportaciones me permiten continuar creciendo como profesional.

El invitado que inaugura esta nueva etapa es Rayko Lorenzo, a quien tuve el placer de conocer en 2016 en el Congreso de Marketeros Nocturnos celebrado en Málaga. Como él mismo dice en su blog, es “uno de esos emprendedores convencidos de que no todo está inventado, de que hay que buscar la diferenciación en las ideas empresariales, primando la innovación y la mejora continua”. Es en esta necesidad donde, a mi entender, adquiere un valor especial el coolhunting.

RaykoLorenzo

Rayko Lorenzo es autor del libro No seas el mejor… lucha por ser diferente.

PREDISPOSICIÓN ANTE LAS TENDENCIAS

Para Rayko Lorenzo, antes de hablar de tendencias en marketing y comunicación para este año que acabamos de comenzar, sería interesante detenerse a abordar el término desde una perspectiva global que nos permita, además, centrarnos en uno de sus aspectos más importantes: “la predisposición que le demos a las tendencias, es decir, el ‘pasar a la acción’, los retos, objetivos…”.

El autor de No seas el mejor… lucha por ser diferente, advierte que “cada año, como si de retos de adelgazar, aprender inglés o dejar de fumar se tratase, cientos de profesionales intentan prever las que serán las tendencias del año venidero en marketing, internet, redes sociales, comunicación…”. A este respecto, señala: “No es que no crea en su trabajo, en sus ‘bolas de cristal’, pero permítanme decirles que será más importante nuestra actitud que las tendencias en sí”.

Como ya comenté anteriormente en un artículo sobre un mundo VUCA, las empresas desarrollan actualmente su actividad en un contexto con cambios que en muchos casos se producen a un ritmo vertiginoso. En este sentido, Rayko Lorenzo aclara que “en un entorno tan cambiante como el actual, en el que las tecnologías ya no son ‘nuevas tecnologías’, sino ‘rápidas tecnologías’, en el que el cliente se mueve también de manera veloz, en el que las tendencias pueden confundirse con modas pasajeras, etc., es muy difícil predecir en dónde estará el éxito dentro del Marketing (con mayúsculas), o cuáles serán tendencias definitivas o ciertas al cien por cien”.

No obstante, considero imprescindible conocer esos cambios en los hábitos y gustos de consumo que podrían marcar las futuras tendencias. Disponer de esta información podría representar un elemento diferencial fundamental a la hora, por ejemplo, de posicionar una marca o alcanzar el target o público objetivo establecido para un producto o servicio, en concreto.

En cualquier caso, Lorenzo entiende que las empresas no deben perder de vista los objetivos que se hayan marcado y que sus estrategias deben estar siempre orientadas hacia ellos. Por esta razón, alerta sobre el riesgo de confundir las tendencias con “propósitos pasajeros”. Al contrario, opina que “deberían ser herramientas de estudio preliminar que nos sirviesen para perfeccionar o potenciar nuestros modelos de negocio, aprovechando el marketing y la comunicación como tools (herramientas), no como verdades absolutas y únicas”.

RECOMENDACIONES

“Mi consejo para las empresas en estos ámbitos —dice este director de Comunicación y Marketing— es que escuchen al mercado, que estén ‘a la última’ estudiando posibles tendencias, pero que no olviden lo más importante, cumplir con los retos, objetivos y propósitos de sus marcas para 2017”. Para ello, sostiene que es preciso “ver el Marketing (nuevamente con mayúsculas) como un fiel aliado, y utilizarlo en función de cómo lo podrá percibir tu target, intentando humanizar las marcas, dando ‘más la cara’, o en definitiva, siendo más sociales y menos comerciales”.

La investigación de tendencias a través de metodologías como las que nos brinda el coolhunting nos permitirá detectar indicios de cambio en el sector en el que operemos y dotar la estrategia que definamos de un elemento esencial en un contexto tan cambiante como el que hemos descrito: la adaptabilidad. En resumen, estas son algunas recomendaciones para aprovechar las oportunidades que nos ofrece esta disciplina:

  • El análisis de tendencias nos permite conocer mejor el sector en el que operamos, cómo va a ir transformándose, y adaptar nuestro plan estratégico a los cambios que podrían producirse, pero no debe confundirse con la formulación de objetivos, imprescindible en la actividad empresarial.
  • En un entorno que se transforma a un ritmo tan vertiginoso, mantener un sistema preciso de alertas para detectar indicios de cambio en hábitos y preferencias de consumo puede ofrecernos ventajas competitivas muy valiosas. Cuanto más profesionalizado esté dicho sistema, mejor.
  • Conocer las tendencias no implica necesariamente alinear nuestra oferta con ellas, al contrario, podría servirnos también para diferenciarnos en un mercado tan saturado en muchos aspectos como en el que nos encontramos.
  • Las predicciones que apuntan hacia una mayor innovación no sirven de nada si no tenemos una predisposición de apertura al cambio. Su utilidad depende, por tanto, de nuestra actitud.

Si te ha gustado este post, te invito, como siempre, a compartirlo. Te animo también a que dejes un comentario. Me encantan vuestras aportaciones. Además, si deseas conocer mejor o seguir las publicaciones de mi autor invitado, Rayko Lorenzo, puedes hacerlo a través de su web: raykolorenzo.com Ambos participamos normalmente en las conversaciones de la comunidad #MarketerosNocturnos, que debaten cada noche de lunes a jueves en Twitter sobre temas de actualidad del marketing. 

IMG_3675

Con Rayko Lorenzo en la edición de 2016 del Congreso de Marketeros Nocturnos.

En círculos directivos se habla cada vez más de la importancia de planificar estratégicamente teniendo en cuenta que nos encontramos en un mundo VUCA. Este contexto tiene como principales características que es volátil, incierto, complejo y ambiguo.

VUCA es un acrónimo cuyo origen se remonta a los años posteriores a la Guerra Fría y que se corresponde con las iniciales en inglés de volatility, uncertainty, complexity y ambiguity. Su uso fue rescatado por el ejército norteamericano tras los atentados del 11 de septiembre, según explica David Ruyet en una entrada en su blog de recomendable lectura y titulada ‘El mundo es VUCA’. En nuestros días su utilización toma fuerza en el ámbito de la dirección empresarial.

Por su parte, Nathan Bennet y G. James Lemoine nos ofrecen en un artículo en la prestigiosa revista de negocios de Harvard esta guía con las principales características para entender este escenario, sus desafíos y oportunidades.

VUCAHarvard

 

También Cristóbal Paus da en este post su interesante visión señalando los que, a su juicio, son los ingredientes necesarios si pretendemos sobrevivir en un entorno VUCA.

La importancia de diseñar una buena estrategia es fundamental para obtener éxito empresarial. En relación, en concreto, con la comunicación la tarea se complica, al tener que desarrollarse en un ámbito en el que los cambios resultan vertiginosos y llevan a que tengamos la sensación constante de enfrentarnos a escenarios inabarcables. Solo hay que mirar once años atrás, cuando nació Youtube, por ejemplo, para darnos cuenta de cómo ha evolucionado la manera de comunicar.

En mi opinión, lo primero que debemos considerar es que si tratamos de planificar en un entorno que puede conducirnos al caos nuestra estrategia debe tener la suficiente dosis de adaptabilidad. La siguiente clave para responder a la complejidad de un mundo interconectado como el actual tiene relación con la omnicanalidad.  No se trata de estar en todas partes, es decir, en todos los canales al alcance, sino de ofrecer un servicio coherente e integral en todo el ciclo de vida de la relación del cliente con la empresa. Por tanto, tiene un significado distinto al concepto de multicanalidad.

Por otro lado, en la estrategia  en un mundo VUCA adquiere un significado especial el Big Data y las posibilidades que ofrece para gestionar la información de la que se dispone. Apostar por incorporar especialistas en esta materia dentro de la empresa y que estén relacionados convenientemente con los departamentos de marketing y comunicación es una decisión muy oportuna para encontrar dentro del caos tanto respuestas como nuevas preguntas. Esto nos permitirá poner orden a la ingente cantidad de datos existente.

Asimismo, en un contexto así ya no es suficiente con introducir indicadores en nuestra estrategia de comunicación que nos permitan medir su efectividad al final del proceso, sino que deben establecer una evaluación continua y prever, además, la incorporación de elementos de escucha activa permanente.

Tarun Girdhar resalta en una completa reflexión sobre crecimiento sostenible en un mundo VUCA, que estamos viviendo una era turbulenta, pero a la vez excitante, en la que los cambios se producen a un ritmo vertiginoso y no son radicales, sino transformadores. En este sentido, la innovación y el design thinking juegan también un papel muy destacado.

 

Design Thinking

 

Como indica David Ruyet, “VUCA es caos… pero también presenta enormes oportunidades que solo se van a poder aprovechar si el negocio tiene la capacidad de prever y adaptarse”. Por esta razón es tan importante el coolhunting empresarial. La investigación de tendencias permite detectar indicios de cambio en este mundo volátil, incierto, complejo y ambiguo, interpretarlos y estudiar las posibilidades que ofrecen. Esto ayudará a orientar la comunicación de la empresa con un enfoque más proactivo que reactivo y facilitará su conexión con la sociedad en la que se enmarca la actividad. No obstante, dadas las características de un mundo VUCA esta tarea es compleja y requiere de la máxima profesionalización.

Espero que te haya resultado interesante y útil este post. Como siempre, estaré encantada de recibir tus comentarios a través de este blog o en cualquiera de mis perfiles sociales. Nos leemos.

 

La comunicación audiovisual es una de las herramientas más potentes que existen en nuestra sociedad para transmitir valores, en el aspecto positivo, y para perpetuar tópicos y desarrollar estereotipos, en el lado negativo.

A pesar de que en los últimos años, en concreto desde 2012, se ha producido un descenso en el número de horas que la ciudadanía española pasa ante la televisión, la cifra sigue siendo muy significativa. La media se sitúa en las cuatro horas al día, en concreto un total de 243 minutos, según los datos correspondientes al cuarto trimestre de 2015 recogidos en el Estudio Barlovento.

El televisor ha sido tradicionalmente conocido como la caja tonta, al presuponerse una ausencia de visión crítica por parte de la audiencia. Sin embargo, los contenidos que nos llegan a través de la televisión tienen una fuerza simbólica enorme que, convenientemente conformados desde una estrategia de impacto social positivo, que no tiene por qué producir un alejamiento del objetivo de ganar espectadores y espectadoras, tendrían un poder transformador enorme.

Desde un punto de vista comunicativo, el medio televisivo tiene una capacidad inmensa para llenar nuestras vidas de lo que el lingüista George Lakoff y el filósofo Mark Johnson han llamado “metáforas de la vida cotidiana”. Su conexión por tanto con valores como la igualdad resulta fundamental para seguir avanzando en este sentido.

No obstante, apostar por estrategias de impacto positivo en esta línea no deben reducirse a acciones puntuales e inconexas de responsabilidad social, ni a intentos de cubrir expediente manteniendo ciertos programas con una orientación más formativa. Se trata de garantizar un compromiso global, estratégico, que impregne toda la capacidad comunicativa del medio de manera transversal.

A este respecto realicé este llamamiento en la inauguración de las XV Jornadas Profesionales de la Fundación Audiovisual de Andalucía que puede verse en este vídeo.

 

 

Hace pocos días tuve la oportunidad de acudir al III Congreso Internacional de Marketing organizado por Marketeros Nocturnos, una comunidad surgida en Twitter para interactuar y compartir conocimientos sobre este tema. De esta edición, repleta de buenos ponentes y de experiencias que hacen de este evento un encuentro cercano, desenfadado y muy enriquecedor, me traigo una conclusión principal. Nos encontramos ante el momento más destacado hasta ahora para una tendencia que ya veníamos apuntando hace tiempo en comunicación: la humanización de las marcas.

 

A lo largo de todas las intervenciones, que versaron sobre Big Data, Social Media, Design Thinking, etc., pudimos analizar cómo el marketing actual:

  • Busca conectar con valores.
  • Persigue empatizar con el consumidor o la consumidora (neuromarketing).
  • Mete la pata y reconoce sus errores.
  • Crea comunidades.
  • Dialoga con sus públicos.
  • Tiende a personalizar al máximo la atención al cliente a partir del análisis correcto de toda la información relevante (big data).
  • Intenta generar experiencias únicas y memorables en los usuarios y usuarias.
  • Emociona y, más allá de eso, despierta sentimientos que perduren…
  • Aprovecha las redes sociales para construir lazos de compromiso mutuo y de confianza con sus clientes actuales o potenciales, algo que se conoce en este ámbito como ‘engagement’.

 

Si observamos detenidamente todos los aspectos mencionados, que estuvieron presentes de un modo u otro a lo largo de todo el Congreso de Marketeros Nocturnos, celebrado en esta ocasión en Málaga, podríamos llegar a la conclusión de que nada de eso se consigue con marcas que presenten una orientación corporativa, sino con aquéllas orientadas hacia las personas, es decir, con marcas humanizadas.

 

Un claro ejemplo en publicidad de esto que os comento es la última campaña publicitaria de la marca de electrodomésticos Balay. Una lavadora difícilmente puede conectar por sí misma con valores, pero sí las personas que hacen posible que esa máquina funcione. En esta empresa lo han tenido muy claro:

 

 

Aprovecho este post con la tendencia más importante que resaltaría de este Congreso para felicitar a la organización por su trabajo y el buen trato recibido. Asimismo, te animo a que acudas al próximo evento de esta gran comunidad y a participar si lo deseas en sus debates todas las noches en Twitter.

 

Por último, si quieres conocer más sobre esta cita marketera, te invito a que visites el blog de Rayko Lorenzo. En este post que os enlazo da muchas claves sobre lo que pudimos disfrutar en la capital malagueña.  Además incluye una gran cantidad de fotos y vídeos.  No obstante, te dejo algunos momentos en imágenes.

 

IMG_3668IMG_3670IMG_3671IMG_3674IMG_3675