Posts etiquetados ‘coaching’

¿Qué características debe tener la persona responsable de los Recursos Humanos en una empresa? ¿Cuáles son los principales aspectos que nos permiten crecer como profesionales en un entorno tan cambiante como el actual? ¿Qué tendencias están marcando actualmente el mercado laboral o cuáles son los perfiles laborales que van a tener más demanda en los próximos años? De todos estos temas hablamos recientemente en una tertulia programada por la emisora de radio del Sevilla F.C. En el espacio, al que acudí como invitada, participaron también la directora de Recursos Humanos y Financieros de Skechers España, Rosa Allegue, y el consultor y mentor de Startups en Andalucía Open Future Javier Pérez Caro.

 

15241868_10210834701487579_3491320025976475684_n

Rosa Allegue es coautora del libro RRelatos HHumanos, editado por Lid.

 

El debate, que estuvo moderado por Helen Gómez Ruano dentro del espacio ‘Empléate Sevilla’, me resultó muy enriquecedor e interesante, al reunir a profesionales a los que, como indicó Javier Pérez Caro, “nos mueve el espíritu de compartir”. Hubo, además, una presencia transversal durante toda la tertulia de un aspecto sobre el que incido mucho, la importancia de los valores.

Asimismo, analizamos la necesidad de favorecer la igualdad en el mercado laboral en general y, en concreto, en el ámbito tecnológico, donde la presencia de mujeres es minoritaria. Yo planteé la urgencia de que haya un compromiso en la sociedad hacia la igualdad y que no haya más barreras limitantes para las mujeres de las que ha habido históricamente.  Por su parte, Rosa Allegue defendió en los puestos directivos “una amplitud de miras que dé valor a la diversidad, tanto de género, como funcional, generacional, geográfica”. “Cuanta más diversidad –precisó– hay más innovación, no existe una verdad única”.

 

16298871_1771727206472131_7784555802153021492_n

Con Javier Pérez Caro antes de comenzar la tertulia en Sevilla FC Radio.

 

En opinión de Allegue, el rol de los Recursos Humanos se caracteriza fundamentalmente por ser “facilitador” para que la empresa tenga todos los instrumentos necesarios para funcionar. En este sentido, entiende que quien se responsabilice de esta área “debe escuchar las necesidades del empleado, que es el que está más cerca del cliente y es el que sabe qué necesita la empresa para poder crecer”. Se trata, además, de “facilitar que haya una buena convivencia para que la empresa sea rentable y que lo sea de forma duradera, que haya sostenibilidad”.

A mi entender, si queremos crecer profesionalmente necesitamos esfuerzo, actitud, confianza, y las redes sociales serán nuestras principales aliadas a la hora de posicionarnos estratégicamente, de diferenciarnos en un mercado saturado. Además, como señalé en el programa, la mejor manera de presentar nuestra oferta es a través de una comunicación de valores.

Para Rosa Allegue, “lo primero para poder comunicar en valores es dar ejemplo”. “Puedes lanzar todo tipo de campañas de comunicación, gastarte un dineral –precisó–, pero si la dirección, al más alto nivel, no da ejemplo, es difícil que el resto de empleados se sienta comprometido”. “Al final –añadió– tus propios empleados son los mejores embajadores de la marca”.

Sobre estos temas, Javier Pérez Caro sentenció: “El que no sepa ser embajador de su propia marca tiene un problema”. Para él, es esencial “creerte tu yo”. “El primer embajador de mi marca soy yo”, indicó. No obstante, yo insistí en la importancia de que antes de que emprendamos un plan estratégico personal, antes de comenzar una gestión consciente de nuestra marca, resulta clave desarrollar una auditoría de nosotros mismos, un proceso previo de autoconocimiento. Así, advertí que muchas personas persiguen avanzar como profesionales sin haber hecho previamente una auditoría de sí mismos. Sin conocernos es muy difícil que creamos en nosotros y tengamos la confianza necesaria para alcanzar nuestros objetivos.

Entiendo que debemos ser muy conscientes de cuáles son nuestras debilidades, nuestras fortalezas… saber hasta dónde podemos llegar, de dónde partimos. Tienes que tomar conciencia de cuáles son tus virtudes, tus valores, tus debilidades, tus anhelos, y a partir de ahí marcarte objetivos y trabajar tu marca personal para lograrlos.

16298601_1771732109804974_56424420582048289_n

Con los conductores del programa, Antonio Bejarano y Helen Gómez Ruano, y Javier Pérez Caro.

Allegue consideró que hay un aspecto complicado pero sustancial que es pedir feedback a las personas. “Es importante encontrar a esa persona que te va a decir qué haces bien, pero también qué haces mal para que puedas mejorarlo”. De ahí, a mi juicio, la necesidad de orientar la escucha hacia la acción y convertirla en escucha activa. Para Javier Pérez Caro, otro aspecto clave, en este punto, es la “humildad”, que está conectada con nuestra capacidad de crecer, al tener en cuenta que nos construimos a partir de la experiencia con otros. “Cuando comunicas contigo –agregó Rosa– previamente tienes que saber cuáles son tus valores y si los estás traicionando o no con tus acciones diarias”. “Empiezas el cambio cuando aceptas cómo eres”, remarcó.

Por otro lado, yo apunté que no debemos tener miedo a pedir ayuda, porque este gesto representa una forma de enriquecernos, de crecer como personas. Me parece esencial encontrar a alguien que nos enfrente a nuestra propia imagen en el espejo. Sin embargo, a menudo nos encontramos con una realidad que no nos gusta y que puede resultar una barrera si no aprendemos a aceptarnos y a convertir nuestras debilidades en posibles fortalezas. Como manifestó Pérez Caro, “se nos penaliza por no ser perfectos, la sociedad nos exige que seamos perfectos”. Pero al igual que no existen personas perfectas, no podemos reconocernos en marcas que traten de serlo. “Tendemos a que cuando queremos hacer algo nos paralice el miedo a no ser perfectos”, añadió la responsable de Recursos Humanos de Skechers.

TENDENCIAS

Javier Pérez Caro planteó la necesidad de estudiar dentro de las tendencias que vayan surgiendo en cuáles encajamos y, a partir de ahí, “formarnos, reciclarnos, desaprender cosas que no nos sirven y aprender cosas que nos van a servir”. “Si queremos seguir aportando valor –aclaró–, tenemos que reciclarnos”. Como él indicó, “la marca personal está en continua evolución”.

Con respecto a las profesiones más demandadas en el mercado, según la evolución que se está observando, planteamos la importancia de aquellas relacionadas con el ámbito tecnológico y, en concreto, con la ciencia de datos. A este respecto, el mentor de Andalucía Open Future destacó la utilidad del análisis de datos “para tomar mejores decisiones”. Por ello, señalé que la especialización en Big Data representa una importante oportunidad profesional.

Rosa Allegue y yo coincidimos en que las carreras técnicas seguirán generando empleo a un ritmo destacado y las mujeres no nos podemos quedar descolgadas, debemos encontrar en ellas una oportunidad. Además, ella subrayó la importancia de favorecer el espíritu emprendedor entre los jóvenes y de facilitar la experiencia en empresas mientras se forman desde un punto de vista académico.

En conclusión, nos encontramos en un escenario cambiante, en el que el profesional debe estar atento a las tendencias para detectar oportunidades en ellas y prepararse a través de una formación continua y dual. Así debe garantizar su especialización y su reciclaje para que su oferta destaque dentro de lo que se demande, con una buena dosis de innovación y de conexión con valores. No obstante, de poco servirá su esfuerzo si no trabaja su marca personal con una gestión estratégica de su comunicación para que los demás conozcan qué puede aportar.

Este ha sido un resumen del programa ‘Empléate Sevilla’ del pasado viernes día 27 de enero. Si quieres hacer algún comentario al respecto, como siempre estaré encantada de leerte. Aquí te dejo el podcast, por si quieres escucharlo completo: PODCAST DEL PROGRAMA

En ‘La Odisea’ de Homero, Ulises, al prepararse para ir a luchar a la Guerra de Troya, confía a Méntor la tarea del cuidado y educación de su hijo Telémaco, que debía ser formado para ser futuro rey de Ítaca. Con este origen mitológico, el mentoring se convierte en nuestros días en una disciplina que permite a un profesional con experiencia en un ámbito determinado poner al servicio del desarrollo de otra persona u organización todo ese conocimiento para que saque un mayor potencial y pueda avanzar.

Mentores y mentees compartirán vivencias, impresiones… al tiempo que los primeros transferirán a los segundos su ‘know-how’. Una de las principales diferencias que presenta con respecto al coaching es que en este último caso el coach no tiene por qué tener experiencia en el espacio profesional en el que se desarrollará la actividad, sino que trabajará con una serie de herramientas para que el destinatario o destinataria del proceso desarrolle las capacidades que le permitan alcanzar sus objetivos.

El coaching se puso rápidamente de moda en España, pero, en mi opinión, puede enfrentarse a cierta decadencia y descrédito con la misma rapidez, debido a la saturación en su oferta, motivada precisamente por ese rápido ascenso. El coach Sebastián Rodríguez llega a preguntarse en este post: “¿Se acabó la fiebre del coaching?” Todo este proceso, no obstante, podría conducir a “filtrar” de algún modo el sector de manera que queden los mejores profesionales y mejor formados y no quienes simplemente se subieron a una ola. Entre ellos tengo la fortuna de conocer a algunos excelentes.

Por otro lado, el mentoring está viviendo momentos de auge. El emprendimiento y, en concreto, la puesta en marcha de ‘startups’ llevan a la necesidad de disponer de procesos ágiles de aprendizaje que permitan completar el desarrollo de las empresas a través de consejeros y guías en diversas áreas. Así, está adquiriendo relevancia en grandes empresas. Por ejemplo, los 358.000 empleados que tiene Accenture en todo el mundo, desde el último becario en incorporarse hasta el consejero delegado, disponen de un mentor o ‘career counselor’, según su terminología. Esta herramienta se usa en muchas ocasiones de manera altruista, pero su profesionalización permite también que se desarrolle como una actividad remunerada.

captura-de-pantalla-2016-12-13-a-las-8-41-04

Captura de pantalla 2016-12-13 a las 8.55.17.png

En España se ha constituido la Asociación AMCES, convertida ya en la mayor red de mentores de emprendimiento, startups y economía social acreditada en España. Tengo el honor de haber sido seleccionada junto a otras once personas de reconocida trayectoria, miembro del Consejo Mentor. Esto me permitirá de manera altruista poder aportar mi granito de arena desde una plataforma con una proyección magnífica (no en vano, ya hay unos 700 mentores dados de alta) para apoyar el desarrollo de estos sectores en mi país.

En los últimos días he tenido la oportunidad de analizar en foros muy interesantes aspectos que yo considero fundamentales para alcanzar un liderazgo que resulte inspirador. Una de esas claves se encuentra en una gestión estratégica de nuestra comunicación personal de manera coherente con aquello que somos y con lo que de manera diferencial podemos ofrecer a la sociedad para posicionarnos correctamente.

 

En este caso comparto una charla con el coach Joan Gaya para su grupo de coaching ‘Mujeres extraordinarias’. Él ha considerado que de alguna forma el camino que yo he recorrido para llegar hasta donde me encuentro en estos momentos, mis valores y mi forma de entender el liderazgo femenino podrían resultar de inspiración para las integrantes de este foro. Esto representa un orgullo para mí y, además, es un placer siempre tener la oportunidad de compartir y aprender con otras personas.

 

Os dejo a continuación algunas consideraciones que podrían resultaros muy útiles para reforzar vuestra marca personal a través de un plan de comunicación específico. Es muy fácil y espero que pueda ayudaros a conseguir vuestros objetivos. Se trata de un programa de trabajo estructurado en 10 sencillos pasos.

Recordad que podéis dejar vuestros comentarios sobre ésta u otras entradas. Me encantará conocer vuestra opinión.

Para que una acción comunicativa, ya sea una ponencia, una presentación durante una reunión empresarial, un discurso institucional, una rueda de prensa, una entrevista, un mitin, etc.,  sea eficaz, el mensaje debe resultar comprensible, a no ser, claro, que tu objetivo sea precisamente que no se entienda.

Lo normal es que si te enfrentas a una de estas situaciones pretendas que aquello que vas a comunicar sea entendido por tus receptores. Para lograrlo te propongo tener en cuenta una serie de consejos que podrían resultarte de utilidad:

ComicConferencia

PREPÁRATE: por mucha destreza que alguien tenga a la hora de hablar en público, la formación general en relación con el tema que se va a tratar y la preparación concreta previa son fundamentales. Todo ello dará seguridad al orador y este aspecto será transmitido al auditorio, de manera que será más fácil que aquél parezca convincente. Ésta es también una de las claves para combatir el conocido como miedo escénico. En este paso debes tener en cuenta elementos tan importantes como el tipo de auditorio ante el que vas a exponer tus mensajes, el contexto, el tiempo del que dispondrás…

ENTIÉNDETE: para que los demás nos comprendan primero debemos entendernos a nosotros mismos. Haz un esfuerzo en este sentido y si no tienes claro el significado de algo, mejor evita hablar de ello.

– CRÉETE: la falta de convicción propia en lo que uno o una está comunicando es fácilmente perceptible y, en consecuencia, genera desconfianza. Creer en lo que dices es esencial para lograr que los demás también lo hagan.

EMOCIÓNATE: en estos tiempos de sobreestimulación comunicativa, de sobreexposición informativa, emocionar a través de la comunicación adquiere aún más valor. Esto no quiere decir que sumerjas a tu público en un entorno plañidero. Quiere decir que para llegar al cerebro de las personas, antes te ocupes de dejar un recuerdo emotivo en su corazón. Si logras interiorizar tu mensaje hasta el punto de hacerlo tan tuyo que te emociones al compartirlo, transmitirás más fácilmente esa emoción a quienes te estén escuchando.

SERÉNATE: ante todo mantén la calma. Hay muchas posibilidades de que gran parte de tu intervención no salga como lo habías previsto. No obstante, en tu preparación previa también has tenido en cuenta esto, de manera que incluso en la espontaneidad estarás controlando de algún modo tu acción comunicativa. Por otra parte, el miedo puede paralizar, pero puedes aprender a controlar tus emociones para que esto no ocurra.

– ESCÚCHATE: nada mejor para adquirir nuevas habilidades que aprender de los errores. Analízate de forma humilde, aunque sin flagelaciones innecesarias. Si te has equivocado y lo asumes como una experiencia, será más probable que la próxima vez lo hagas mucho mejor. En la acción de escuchar no olvides la importancia del feedback con tus receptores, lo cual te ayudará también a mejorar.

Como comprobarás, en gran medida la clave está en comenzar por ti como primer receptor al que tendrás que entender y emocionar para finalmente convencer.

Por otra parte, deberás asegurarte de que tu discurso sea claro y que se mantenga en sintonía con tus gestos. Recuerda: todo comunica. En este sentido, no olvides que comunicación verbal y no verbal deben convivir en armonía durante tu intervención. Puedes emplear la segunda para enfatizar la primera. Además, ejemplifica para hacer más compresible su mensaje y promueve la cercanía suficiente con tus receptores de manera que aumente la conexión con éstos.

Finalmente, recuerda, si algo no sale como esperabas, si te equivocas, una buena opción para salir de esa situación podría ser reírte de ti mismo o de ti misma con sutileza y, a partir de ahí, continuar trabajando para alcanzar los objetivos comunicativos que te habías marcado, reformulando todo aquello que sea preciso.