Posts etiquetados ‘mensaje’

La Comunicación es un proceso complejo en el que intervienen múltiples elementos. Simplificando mucho podríamos hablar de un emisor, un receptor, un mensaje, un código y un canal. Asimismo, en el proceso interviene también un contexto. La descodificación que realice el destinatario puede verse igualmente afectada por el ruido, consistente en agentes externos al mensaje que podrían alterarlo, y filtros, algo así como prejuicios o barreras mentales en el receptor.

Este proceso lleva implícita una relación, entendida en el sentido más amplio, entre un sujeto emisor y un receptor. Cuanto más similares sean los códigos empleados por ambos, más comprensibles serán los mensajes y, por tanto, se alcanzará una mayor efectividad. En todo caso, la interpretación final dependerá del receptor. El hecho de que ésta se aproxime a la idea inicial que tenía el emisor también incidirá en que resulte más efectiva. Adquiere además una relevancia especial el ‘feedback’, algo así como el mensaje de retorno que provoca el nuestro una vez que ha sido recibido y procesado por el receptor. En la actualidad resulta muy útil y más fácil que en otras etapas gestionar esta respuesta de los destinatarios de nuestra acción comunicativa a través de Internet y, concretamente, de las redes sociales.

file4851281024084

La Comunicación es un elemento fundamental en las relaciones interpersonales y va mucho más allá de un mero intercambio de información. Por supuesto, no se limita solo a uno de los sentidos, sino que pueden intervenir en él uno, varios o todos, tanto la vista, como el tacto, el oído, el gusto e incluso el olfato. Esto, que parece tan obvio, a menudo se olvida.

En una comunicación estratégica nos marcaremos inicialmente unos objetivos, que trataremos de alcanzar con acciones específicas y cuidando el proceso. A este respecto, es común que se cometan ciertos errores como los que señalamos a continuación:

– Excesiva importancia del emisor y menoscabo del receptor.
– Escasa atención al ‘feedback’ (escucha activa).
– Nula adaptación del mensaje al canal.
– Falta de atención a los filtros.
– Uso de código sin ‘targeting’ (segmentación del público).
– Uniformidad de mensaje sin tener en cuenta el contexto.

Por todo ello utilizaremos el rompecabezas como el símbolo visual de nuestra comunicación y trataremos de asegurarnos de que todas las piezas encajen.

Anuncios

Para que una acción comunicativa, ya sea una ponencia, una presentación durante una reunión empresarial, un discurso institucional, una rueda de prensa, una entrevista, un mitin, etc.,  sea eficaz, el mensaje debe resultar comprensible, a no ser, claro, que tu objetivo sea precisamente que no se entienda.

Lo normal es que si te enfrentas a una de estas situaciones pretendas que aquello que vas a comunicar sea entendido por tus receptores. Para lograrlo te propongo tener en cuenta una serie de consejos que podrían resultarte de utilidad:

ComicConferencia

PREPÁRATE: por mucha destreza que alguien tenga a la hora de hablar en público, la formación general en relación con el tema que se va a tratar y la preparación concreta previa son fundamentales. Todo ello dará seguridad al orador y este aspecto será transmitido al auditorio, de manera que será más fácil que aquél parezca convincente. Ésta es también una de las claves para combatir el conocido como miedo escénico. En este paso debes tener en cuenta elementos tan importantes como el tipo de auditorio ante el que vas a exponer tus mensajes, el contexto, el tiempo del que dispondrás…

ENTIÉNDETE: para que los demás nos comprendan primero debemos entendernos a nosotros mismos. Haz un esfuerzo en este sentido y si no tienes claro el significado de algo, mejor evita hablar de ello.

– CRÉETE: la falta de convicción propia en lo que uno o una está comunicando es fácilmente perceptible y, en consecuencia, genera desconfianza. Creer en lo que dices es esencial para lograr que los demás también lo hagan.

EMOCIÓNATE: en estos tiempos de sobreestimulación comunicativa, de sobreexposición informativa, emocionar a través de la comunicación adquiere aún más valor. Esto no quiere decir que sumerjas a tu público en un entorno plañidero. Quiere decir que para llegar al cerebro de las personas, antes te ocupes de dejar un recuerdo emotivo en su corazón. Si logras interiorizar tu mensaje hasta el punto de hacerlo tan tuyo que te emociones al compartirlo, transmitirás más fácilmente esa emoción a quienes te estén escuchando.

SERÉNATE: ante todo mantén la calma. Hay muchas posibilidades de que gran parte de tu intervención no salga como lo habías previsto. No obstante, en tu preparación previa también has tenido en cuenta esto, de manera que incluso en la espontaneidad estarás controlando de algún modo tu acción comunicativa. Por otra parte, el miedo puede paralizar, pero puedes aprender a controlar tus emociones para que esto no ocurra.

– ESCÚCHATE: nada mejor para adquirir nuevas habilidades que aprender de los errores. Analízate de forma humilde, aunque sin flagelaciones innecesarias. Si te has equivocado y lo asumes como una experiencia, será más probable que la próxima vez lo hagas mucho mejor. En la acción de escuchar no olvides la importancia del feedback con tus receptores, lo cual te ayudará también a mejorar.

Como comprobarás, en gran medida la clave está en comenzar por ti como primer receptor al que tendrás que entender y emocionar para finalmente convencer.

Por otra parte, deberás asegurarte de que tu discurso sea claro y que se mantenga en sintonía con tus gestos. Recuerda: todo comunica. En este sentido, no olvides que comunicación verbal y no verbal deben convivir en armonía durante tu intervención. Puedes emplear la segunda para enfatizar la primera. Además, ejemplifica para hacer más compresible su mensaje y promueve la cercanía suficiente con tus receptores de manera que aumente la conexión con éstos.

Finalmente, recuerda, si algo no sale como esperabas, si te equivocas, una buena opción para salir de esa situación podría ser reírte de ti mismo o de ti misma con sutileza y, a partir de ahí, continuar trabajando para alcanzar los objetivos comunicativos que te habías marcado, reformulando todo aquello que sea preciso.

En Comunicación hablamos a menudo de la importancia de la imagen, de que esté siempre en sintonía con el mensaje que queremos transmitir, ya que forma parte de éste. Fijaros en esta fotografía publicada por varios medios de comunicación. Corresponde a una comparecencia de dirigentes del Partido Popular para informar sobre una manifestación que van a realizar en Málaga por un tema que supuestamente les preocupa. Las risas, lejos de expresar seriedad y responsabilidad ante algo tan serio como es el aumento del paro con motivo de la crisis internacional en la que estamos inmersos, hacen pensar más bien que los miembros del PP frivolizan con este asunto.

ppmanifestacion