Posts etiquetados ‘mujeres’

Si la entrevista que me realizan comienza con una presentación tan hermosa como la que hicieron sobre mí en esta que comparto a continuación y con la canción “Fix you” de Coldplay de fondo, como una dedicatoria especial por el trabajo que realizo, todo lo que yo diga a continuación tiene que estar irremediablemente conectado con lo mejor que llevo en mi corazón.

El sábado me entrevistaron en Libertad FM radio, de Madrid, dentro del programa llamado “La Vida Biloba”, dirigido por la doctora Nuria Lorite, a quien ha sido un placer conocer gracias a Kisco Jiménez. Charlamos dentro del espacio sobre estilo de vida. Me emociona siempre, como en este caso, que me llamen para entrevistarme porque me consideran una mujer inspiradora y porque entienden que puedo ser referente para otras personas y dentro de mi sector. Creo que esa emoción no va a desaparecer nunca por muchas veces que ocurra.

En la conversación, en la que hablamos sobre comunicación, liderazgo, marca personal y empoderamiento, entre otros temas, cito a algunos de los miembros de mi comunidad en redes sociales, con quienes tanto aprendo y crezco como persona cada día. No están todos, evidentemente me faltó nombrar a muchos otros. Me siento muy afortunada por estar tan bien rodeada.

Espero que os guste. Me encontraréis a partir del minuto 24:52.

PODCAST DE ENTREVISTA EN LIBERTAD FM

 

Esta semana he tenido la oportunidad de participar como ponente en una interesante jornada en la que hemos analizado la participación de la mujer en el ámbito tecnológico. Los datos sobre la presencia femenina, tanto como estudiantes o entre el profesorado, en las carreras técnicas (Ingeniería Electrónica o Informática, por ejemplo) son alarmantes. ¿A qué se debe esta situación? Abordamos las posibles respuestas en un enriquecedor debate que puedes ver completo en este enlace. También puedes acceder a información a través de la web de la Fundación Audiovisual de Andalucía, de la que soy presidenta.

 

JornadaTecnológicas

Participantes en la jornada ‘Tecnológicas: mujeres en digital’, celebrada el jueves 28 de abril en Sevilla.

 

Comparto aquí la parte correspondiente a mi intervención en la mesa inaugural, en la que estuve acompañada del decano del Colegio Oficial de Ingenieros e Ingenieras de Telecomunicación, David Cruz, la decana de la Facultad de Comunicación de la Universidad de Sevilla, María del Mar Ramírez, y la Managing Director de Girls in Tech Spain, Elena Cruz.

 

El título del evento fue: ‘Tecnológicas: mujeres en digital’ y ha tenido como objetivo principal concienciar a la ciudadanía de la necesidad de incorporar a las mujeres a las STEM (Ciencias, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas) para combatir su escasa presencia en estos ámbitos, además de romper el estereotipo de la ingeniería como un perfil profesional masculino y poco atractivo para ellas.

 

 

 

Esta semana se celebra la primera muestra de cine realizado por mujeres Wofest Huelva. He de reconocer que desde que tuve conocimiento de la iniciativa me gustó la idea y a medida que ha ido tomando forma hasta la presentación de su excelente programa me ha ido entusiasmando.

 

El próximo viernes tendré el honor de intervenir en la inauguración mediante un encuentro con el público en el Gran Teatro junto a la actriz Luisa Gavasa, Goya 2016 a la Mejor Actriz de Reparto por ‘La novia’; Virginia Yagüe, guionista y presidenta de CIMA; Marta Velasco, productora ejecutiva de Áralan Films; Pilar Ortega, exdirectora de Coproducciones de Canal Sur; y Tania Balló, directora.

 

CartelWofest

 

 

Esta propuesta tiene lugar en torno a la conmemoración del 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, y se suma, por tanto, a las iniciativas para llamar la atención sobre la situación de la población femenina en el mundo, en este caso, a través del cine, y reivindicar una igualdad real entre hombres y mujeres.

 

En muchos de los actos en los que he participado y en las charlas que he ofrecido relacionadas con derechos de la mujer me he visto obligada a comenzar siempre sobreponiéndome a la frustración de ver salas mayoritariamente llenas de público femenino y una participación minoritaria o inexistente de hombres. Tengo la convicción de que una vez convencidas de que no debemos tolerar más injusticia contra nosotras, de que necesitamos una mayor visibilidad, más fuerza colectiva para derribar barreras… es imprescindible lograr implicar a los hombres en la lucha por la igualdad para que sea efectiva. Por este motivo, espero que Wofest sea una muestra de cine realizado por mujeres con el mayor alcance social posible.

 

Sin entrar en disquisiciones estéticas sobre las características especiales que puede tener el arte producido por mujeres, en mi opinión, una iniciativa de este tipo es muy oportuna, entre otras muchas razones porque permite avanzar hacia una mayor visibilidad, lo cual es imprescindible, a su vez, para continuar progresando a favor de la igualdad real. Las profesionales del sector audiovisual han encontrado en general históricamente muchas más barreras que los hombres para desarrollar su trabajo, al igual que ha ocurrido en otros muchos ámbitos. Los datos que facilitaré sobre la presencia femenina en el sector, gracias a la información obtenida para la elaboración del catálogo y la guía del audiovisual en Andalucía de la Fundación AVA, de la que soy presidenta, dibujan un panorama claramente liderado por hombres.

 

Por otra parte, me gustaría remarcar algo básico, tan básico como que estas obras audiovisuales realizadas por mujeres y protagonistas de esta muestra son necesarias en nuestra sociedad. Pienso que el  cine, al igual que la literatura, tiene ese poder mágico de permitirnos vivir las vidas de otros y de otras, de introducirnos en ellas de tal modo que salgamos por un momento de nuestro ‘micromundo’ y sintamos como sentiría alguien ajeno a nosotros y nosotras. Esta capacidad de experimentar mediante la visión de los demás no sería completa si la manera de ver el mundo que tienen las mujeres no pudiera canalizarse de ese modo. Quienes me seguís habitualmente sabéis que insisto muchísimo en la importancia de la comunicación de valores y estoy segura de que el universo femenino ha generado valores propios que es preciso transmitir también de esta forma, a través del cine.

 

Las distintas generaciones que coincidimos en este espacio temporal tenemos una oportunidad magnífica para acelerar el motor del cambio hacia una sociedad basada en la igualdad real entre hombres y mujeres, para combatir de una vez por todas la discriminación, el machismo destructivo. Aprovechemos el poder mágico que  nos brinda el arte para hacerlo. Nos vemos en Wofest Huelva.

Os dejo este artículo de opinión en el que reflexiono sobre los crímenes machistas ocurridos este verano en España y el papel de los medios de comunicación en la lucha contra la violencia de género.

CONTRA LOS MONSTRUOS

No voy a cometer el error de juzgar a un presunto asesino antes de que lo haga la Justicia, pese a las evidencias. Y en el caso de que haya sido ese chico detenido en Rumanía el monstruo que ha asesinado a las dos muchachas, tampoco voy a llamarlo loco o demente. La tendencia a asociar demencia y homicidio estigmatiza a los enfermos mentales, que, ni mucho menos, tienen por qué ser asesinos.

Quien las haya matado es simplemente un monstruo, un ser “humano”, lamentablemente, pero ante todo un monstruo cruel. Nos cuesta creer que una persona albergue tanta maldad y, sin embargo, es así.

Los crímenes machistas que se han producido este verano llenarán algunos días más portadas en prensa, portales de Internet o aperturas de informativos en radio o televisión. Pasará entonces la atención sobre ellos y, en consecuencia, sobre una realidad que, no obstante, seguirá ahí y mantendrá en peligro a muchas mujeres.

La violencia machista llevada hasta sus últimas consecuencias es la peor cara de una sociedad que mientras se autodenomina desarrollada relega a la mujer a la posición más débil; en la que se ha cerrado los ojos y los oídos generación tras generación ante casos de maltrato, porque se consideraban “domésticos”; en la que la población femenina debe trabajar una media de 79 días más al año que un hombre para ganar lo mismo por el mismo trabajo; en la que ellas tienen que cotizar once años y medio más que un homólogo masculino para alcanzar la misma pensión (fuente: Informe de UGT); en la que se jalea al “machito más cabrón” y se censura a la “zorra”; en la que lo cojonudo es lo bueno y algo coñazo es lo malo; en la que el feminismo no se considera una defensa de la igualdad, sino una doctrina errática de radicales de izquierda…

Sobre todo, me niego a aceptar que el desarrollo de una sociedad sea esto: un goteo incesante de mujeres asesinadas por sus parejas o exparejas que, tras ocupar nuestra atención informativa unos instantes, quizá unos días, caigan en el olvido, como tantas otras.
Creo que el mejor homenaje que podemos hacer a las víctimas es alzar nuestra voz para que sus casos sigan vivos en nuestra memoria colectiva, para pedir a todos los gobiernos, sin excepción, y empezando por el central, que trabajen de la mano para acabar con esta lacra, para que eduquemos entre todos y todas a las nuevas generaciones en la defensa de la igualdad, en el respeto mutuo, sin distinción de derechos por género…
Seguramente nunca podremos evitar la existencia de monstruos, pero, al menos, podremos lograr que quienes se encuentren ante la terrible situación de enfrentarse a ellos sepan que no están solas. Llevarán la fuerza de nuestra unión, esa vez sí, como sociedad desarrollada.