Posts etiquetados ‘Twitter’

Cuando empiezo a escribir estas líneas me siento conmocionada, como millones de personas en el mundo, por los atentados en París de este viernes 13 de noviembre. No obstante, me gustaría mantener al menos por un instante la frialdad necesaria para hacer una reflexión como periodista. Es cierto que los acontecimientos históricos hay que analizarlos con cierta perspectiva para llegar a entender su dimensión. Sin embargo, creo que en este caso no es difícil percibir que algo ha cambiado irremediablemente en nuestro mundo.

Observo que una tragedia de la relevancia de la que se ha producido en la capital francesa ha sido una prueba también para la profesión periodística. Leo muchísimos comentarios en las redes sociales sobre la ausencia de información instantánea en televisiones de España sobre lo que estaba sucediendo. Muchos, entonces, tal como reconocen, volcaron su deseo de saber en Internet. Y ahí, la inmediatez, la viralidad, etc., convirtieron datos oficiosos en oficiales antes de que lo fueran, fotos de acontecimientos antiguos como si se correspondieran con estos ataques, llevaron a la interpretación errónea de gestos como el apagado de la Torre Eiffel…

Considero que anoche de algún modo las redes sociales ganaron en capacidad informativa a los medios de comunicación tradicionales. Me sorprendió especialmente, por ejemplo, cuanto tardó el diario Le Monde en actualizar su portada digital. En medio del desconcierto y de la búsqueda necesaria de respuestas muchos usuarios de Internet buscaban tuiteros de referencia a través de los cuales seguir las noticias de lo que ocurría en París. Discernir en esta situación entre lo que se corresponde con información contrastada, es decir, con periodismo de calidad, y lo que no, se convierte en una tarea muy complicada.

Por otro lado, los medios de comunicación se han afanado en encontrar el adjetivo más apropiado para tratar de describir la brutalidad de estos terribles sucesos: masacre, horror, carnicería… Todos parecen lejos de representar la barbaridad de estos atentados y en la era de la comunicación visual por excelencia las imágenes terminan significando más que mil palabras. He aquí otra de las principales reflexiones que quiero compartir con mis lectores y lectoras y me encantaría conocer vuestra opinión al respecto.

Antes de la eclosión de los medios sociales de Internet, cuyo ritmo informativo vertiginoso repercute sobre los medios de comunicación tradicionales, se debatía a menudo sobre la pertinencia o no de mostrar imágenes sangrientas de guerras, por ejemplo. En todo caso, las fotografías de los admirados profesionales que cubrían los conflictos bélicos pasaban determinados filtros. Ahora esos filtros se han difuminado y el acceso a vídeos con contenidos terribles sobre lo sucedido es casi instantáneo. Cualquier ciudadano puede transmitir en ‘streaming’ y los medios en muchas ocasiones acaban haciéndose eco.

Hace un momento he visto el vídeo grabado por un periodista de Le Monde durante el ataque a la sala de fiestas en París y me pregunto, ¿es necesario? Una parte de mí prima la información, también visual, y la necesidad de enfrentarnos al horror para tratar de captar su dimensión y, de algún modo, preparar nuestra respuesta como sociedad a partir del sufrimiento. Hay otra parte que se sigue haciendo esa pregunta sobre la conveniencia o no de compartir contenidos como ese.

Cuando logremos salir del estado de shock al que nos ha conducido esta barbarie creo que toda la profesión periodística debería reflexionar sobre todos los cambios que se han producido a partir del desarrollo de los social media y si está respondiendo adecuadamente a esta nueva realidad.

Os animo a comentar y a trasladarme vuestra opinión en relación con este tema. Y, por supuesto, como he venido haciendo en mis perfiles de Facebook y Twitter, transmito una vez más mi máximo cariño y solidaridad con toda Francia en estos duros momentos.

Captura de pantalla 2015-11-14 a las 12.46.18

Anuncios

Recientemente surgió una polémica en relación con el uso de Twitter, la conocida herramienta de microblogging, en el seno de la Comisión de Investigación sobre los supuestos casos de espionaje en la Comunidad madrileña. La presidenta del órgano ordenó a la diputada de IU Reyes Montiel dejar de informar sobre el contenido de las sesiones a través de esta red. De este modo, apostaba por la falta de transparencia frente al interés de Montiel por informar y favorecer la participación de los ciudadanos en el desarrollo de las sesiones. Un debate similar se está produciendo ahora en Estados Unidos.

“El uso de BlackBerrys y iPhones por jurados para recopilar y enviarse información acerca de los enjuiciados está causando estragos en tribunales a lo largo y ancho de EE UU”, según una información de The New York Times recogida por El País.  Esto está obligando “a suspender deliberaciones y enfureciendo a los jueces”.

Hace pocos días, también en USA, una compañía a la que la Justicia obligaba a pagar una cuantiosa suma de dinero pidió la revocación de la sentencia después de que el jurado admitiera que había usado Twitter para disponer de más información sobre el caso.

La generalización en el uso de dispositivos móviles con prestaciones para navegar de tanta calidad como BlackBerry o iPhone está propiciando que Internet llegue a lugares que hasta hace poco parecían insondables para una innovación tecnológica así. Éste es el caso de espacios destinados a deliberaciones como los que he reseñado.

¿Qué opináis? ¿Creéis que es lógica esta polémica? ¿Alguien está de acuerdo con poner límites?

Los últimos estudios sobre el uso de Internet en nuetro país muestran una tendencia cada vez mayor entre la población española a ‘enredarse’ a través de medios sociales como Facebook o Tuenti. La presencia de jóvenes en ésta última, de creación española, crece a pasos agigantados. En ella leen, publican fotos, comparten información, suben vídeos, se comunican de forma asíncrona con sus amigos…

Comparativa de uso de facebook.com y tuenti.com en España en el último mes.

Comparativa de uso de facebook.com y tuenti.com en España en el último mes.

¿Es posible hacer política dirigida a los jóvenes sin acudir a donde están y utilizando los mismos códigos que ellos, es decir, compartiendo con ellos y haciéndolos partícipes? Yo estoy segura de que no. La mayoría de los medios convencionales no tienen la capacidad de penetración en el público joven que tienen canales como Tuenti.

Lo más interesante es que estas redes nos ofrecen las herramientas necesarias para desarrollar una auténtica Política 2.0, que incide en la escucha activa. No obstante, las experiencias en este sentido en España son aún muy escasas. Por eso destaco una iniciativa del PSOE de Huelva que resulta pionera en Andalucía por sus características.  Este partido ha destacado por su apuesta firme por la incorporación de las nuevas tecnologías a su acción política y tiene abiertos canales y perfiles de escucha activa en los principales medios de Internet (Youtube, Flickr, Tuenti, Facebook, Twitter…).

No obstante, su posicionamiento no se ha limitado a tener una presencia institucional, que es lo que suele ocurrir con otras formaciones políticas o en otros casos, sino que mantiene abiertos estos espacios a la participación. Así, por ejemplo, en el último Congreso Provincial la Ponencia Marco que se iba a debatir en él y que tradicionalmente es un documento cerrado a las aportaciones exclusivas de la militancia se abrió a las sugerencias de colectivos ciudadanos a través de la Red y que después las agrupaciones locales asumieron como propias para incorporarlas al texto final. Igualmente, la Nueva Estrategia Industrial para la Provincia se mantiene abierta a la participación de los ciudadanos a través de Internet.

En este caso, el PSOE onubense va a celebrar un acto el próximo viernes para analizar las medidas desarrolladas por las administraciones para evitar los efectos de la crisis entre los jóvenes. El secretario general del partido y parlamentario andaluz, Mario Jiménez, realizará su intervención a partir de las sugerencias o preguntas que han realizado los propios jóvenes a través de las redes sociales. Por ello, envió un mensaje personalizado a cada uno de sus contactos en estos medios para animarlos a ayudarlo a realizar un discurso que realmente atendiera a sus inquietudes. La respuesta ha sido inmediata y decenas de jóvenes están ya participando de manera activa.

Además, el acto será retransmitido a través de Internet, está abierto a la participación de blogueros y permitirá realizar también aportaciones en tiempo real mediante microblogging, sobre todo, en Twitter.

Leo hoy en el blog de César Calderón que el Partido Popular se ha abierto un twitter, se entiende que para seguir avanzando en la utilización de nuevos canales de comunicación con la ciudadanía. Sin embargo, como se explica en netoraton.es, a la vista del resultado, parece que el PP no ha entendido muy bien el sentido de un medio como éste al que nos referimos y su aplicación al márketing político.

Este caso pone en evidencia un desconocimiento sobre el enorme potencial comunicativo que tienen los medios sociales y hasta qué punto están infrautilizados. Hace tiempo escribí un post, titulado “Redes sociales: no basta con estar”, en el que analizaba este tema.  La eclosión de estos nuevos medios ha pillado a muchos por sorpresa y un tanto desorientados. Por lo que observo existe, además, un número muy escaso de asesores que se muevan con soltura por estas redes. 

A diferencia de los tradicionales, los medios sociales son ante todo conversacionales. Hay un concepto fundamental en relación con ellos: compartir. Esta idea en su aplicación práctica a la Comunicación Política se traduce en ‘escucha activa’.

Frente a la comunicación tradicional, que es básicamente unidireccional, estas nuevas vías permiten explorar fórmulas innovadoras de diálogo permanente con la ciudadanía… y el diálogo no es unidireccional, porque en ese caso se convertiría en monólogo o soliloquio.

Queda mucho espacio por recorrer aún con respecto al uso en política de estos medios, pero, desde luego, casos como el del PP al que alude Netoraton no ayudan a comenzar a andar bien el camino.

Cuando estalló la Guerra del Golfo entre 1990 y 1991 yo era sólo una adolescente de 13 ó 14 años. Mis recuerdos son vagos, pero no se me ha borrado de la memoria como algunos profesores permanecían pendientes de las noticias a través de la radio aquellos días y después como yo misma asistía a la sucesión de imágenes en televisión al ver los informativos junto a mi familia. Nos contaron lo que quisieron contarnos, pero lo hicieron, como nunca antes, a través de la TV.

Ahora, años después, observo atónita como Israel se empeña en conseguir que la guerra que ha emprendido contra los palestinos en Gaza sea la primera que batalle también en las redes sociales y, especialmente, en Youtube. Me he quedado realmente perpleja al comprobar hasta qué punto es un sinsentido realizar este tipo de propaganda para quienes defendemos los derechos humanos. ¿Asesinatos selectivos? ¿Asesinatos en cualquier caso retransmitidos por Internet?  El siguiente comentario, el más valorado de los dejados en una información sobre este tema en publico.es, hace reflexionar acerca del papel que debe jugar en este asunto el canal de vídeos online más famoso. Lo de la pseudomoral yo lo extendería a gran parte del mundo occidental:

“Si a una mujer se le ven los pechos en un vídeo, los chicos de youtube retiran ese vídeo a los cinco minutos. Si en un vídeo se ve como un avión extermina a un grupo de seres humanos…entonces no pasa nada… esto es lo más repugnante de la pseudomoral americana”.

En esa barrera irreal del paso del tiempo entre el año que acaba de concluir y este nuevo 2009 el Ejército israelí decidió hacer una vez más cierta la conocida frase de Winston Churchill de que «cuando se empieza una guerra la primera víctima es la verdad». Para ello introdujo su propaganda en las redes sociales y comunidades de Internet. Según se puede leer en la información de Público también están atacando a través de Twitter, Facebook o Myspace.

El vídeo que adjunto a este post me parece terrorífico e inadmisible en el marco de la publicidad institucional, aún más si cabe después de conocer las sospechas vertidas sobre él por parte de una organización para la defensa de los derechos humanos.

 

 

Repito que el vídeo me parece totalmente deleznable y si lo reproduzco aquí es para denunciarlo y para ilustrar esta barbarie. Según el Ejército israelí se trataba de terroristas que cargaban cohetes que iban a ser utilizados después contra víctimas civiles. Por ello fueron literalmente aniquilados. En el ataque murieron 8 palestinos. 

Días después de que el Ejército lo colgara la organización B’Tselem recogía en su web oficial un testimonio sobrecogedor en el que una de las víctimas del ataque asegura que lo que transportaban eran bombonas de oxígeno. B’Tselem es la abreviatura de  la organización Centro de Información Israelí para los Derechos Humanos en los Territorios Ocupados, que fue establecida en 1989 por un grupo de destacados académicos, abogados, periodistas y miembros de la Knesset o parlamento de Israel. Se encarga de documentar y educar al público israelí y a los responsables políticos acerca de violaciones de derechos humanos en los Territorios Ocupados.