En los últimos tiempos vemos con frecuencia espacios en los medios de comunicación digitales que destacan lo más visto en su web. Eso provoca un efecto de atracción. Podemos pensar que si algún contenido es el que más éxito tiene podría resultarnos también interesante. Asimismo, es muy común encontrar noticias sobre actualizaciones de estado en Facebook que han conseguido no sé cuántos ‘me gusta’ en poquísimo tiempo o un tuit que logró muchísimos retuits rápidamente. Soy licenciada en Periodismo y llevo años estudiando el impacto de los avances relacionados con Internet sobre la comunicación, pero he de reconocer que aún me sorprende que algunos de estos temas lleguen a ser noticia de portada en medios que he considerado de referencia gran parte de mi vida.

 

A la vez que esto ocurre proliferan portales digitales dedicados a ofrecernos aquello que en ese momento es lo que más circula por la Red. Por supuesto, el sueño de cualquier tuitero o de cualquier persona que se dedica a cuidar diariamente su ‘Fan Page’ de Facebook es conseguir llegar al mayor número de personas en el menor tiempo posible, que la gente comparta su mensaje o que se retuitee sin parar.

 

Hace poco un colega empresario me preguntó que si yo tuviera que hacer un vídeo para llegar a miles de personas con el menor presupuesto posible cómo lo haría. Le contesté que probablemente estuviera equivocado en su enfoque, porque cabía la posibilidad de que entre esas miles de personas no hubiera ninguna del target o público objetivo al que realmente pretendía dirigirse.

 

captura-de-pantalla-2016-09-19-a-las-20-03-46

Imagen de uno de los vídeos más virales de Youtube, titulado ‘Dramatic Chipmunk’.

 

Por otro lado, habrá quien sueñe con ese instante de gloria en el que los informativos se hagan eco de su vídeo con miles de visualizaciones. A veces este material audiovisual enviado por ciudadanos anónimos permite al periodista llegar allí donde no le ha sido posible e ilustrar sus informaciones a través de la mirada de quien lo presenció en primera persona. No obstante, ¿hay algún límite ético que nos haga soltar el móvil ante una escena que podría convertirse en un espectáculo de masas? Pensé en esto al ver hace unos días ilustrar una noticia en televisión con un vídeo realizado con el móvil por una persona que observaba cómo un perrito, abandonado supuestamente por sus dueños durante horas al sol, se caía desde el balcón de la vivienda, después de un largo rato colgado de la reja hasta la que había trepado. No es nuevo, pero se retomó como material documental para contextualizar una información. Si no lo habéis visto, prefiero ahorrar a mis queridos lectores y lectoras ser testigos del sufrimiento de la caída de ese pobre animal. Si he aguantado estoicamente todo el visionado, pese a mi hipersensibilidad en temas como el maltrato animal y el sufrimiento de seres maravillosos como son los perros, es porque tenía interés por ver qué hizo quien lo grababa para ayudarlo, si es que actuó en este sentido. Hay muchos ejemplos similares en Internet.

 

Compartir sin leer

Está claro que lo viral está de moda y que, como he dicho en muchas ocasiones, hemos pasado de la máxima de “la información es poder” a otra: “el poder está en compartir”. Un reciente estudio citado por la revista Forbes indica que casi el 60 por ciento de las personas comparten contenidos en Internet que ni siquiera han leído. Es decir, estas personas interactúan dándole a ‘share’ pero no se detienen a comprobar si realmente les interesa la información más allá del titular. Esto ocurre hasta tal punto que, según señala Forbes en el artículo que enlazo, la web IFLScience.com llevó a cabo un experimento recientemente que consistió en la publicación de un artículo titulado La NASA ha confirmado que la marihuana contiene ADN de Alien, que había sido compartido hasta ese momento 141.000 veces. La supuesta noticia no hablaba de marihuana ni de ADN de alien, simplemente era “una forma de comprobar cuán popular podía hacerse un titular sin ningún sentido y sin contenido”.

 

En una charla reciente con unas amigas periodistas todas coincidíamos en el peligro que esta práctica de compartir sin leer encierra, ya que un mensaje no contrastado o publicado con apariencia seria por cualquiera en cualquier lugar de Internet puede llegar en poco tiempo a miles de personas que quizá le den credibilidad. Consideramos imprescindible desarrollar en los jóvenes una mayor capacidad crítica y formarlos en comunicación para que sepan distinguir aquellas noticias que de verdad lo son de las que no deberían merecer su atención como tales.

 

 

Me complace compartir con los lectores y lectoras de mi blog algunos momentos relacionados con mi elección como una de las Top 100 Mujeres Líderes de España, en la categoría de ‘Pensadoras y expertas’. Se trata de un ranking que ha alcanzado mucho prestigio, muestra de lo cual es la repercusión en medios de comunicación que ha tenido. Persigue darle visibilidad al talento femenino que hay en este país.

La iniciativa, que está promovida por Mujeres&Cía, con el patrocinio de empresas tan importantes como Facebook, Microsoft, Accenture o IBM, reconoce la trayectoria de las seleccionadas, su talento y capacidad de influencia. Los nombres de las integrantes de la lista se desvelaron en la sede central de Repsol, el pasado jueves 23 de junio en Madrid.

Como he destacado en todas las entrevistas y valoraciones que me han pedido con posterioridad al evento, es para mí un honor formar parte de un ranking con perfiles tan potentes, que representan a las mujeres más influyentes de España.  Es un reconocimiento a mi supuesto talento, a mis logros, a mi trayectoria… y que eso me ocurra a mis 38 años es muy hermoso y motivador. Finalmente, y creo que es lo más importante, es un aliciente, un estímulo para continuar trabajando con más fuerza. 

De las casi 500 nominadas, con los votos de un jurado formado por medio centenar de personas, de la ciudadanía en general que ha participado a través de Internet y de la organización, se han seleccionado 10 perfiles en cada categoría que, en conjunto, conforman el Top 100 en esta edición.

El perfil de mi candidatura destaca entre las razones para ser Top mi defensa de una comunicación de valores que impregne todos los ámbitos de nuestra sociedad, tanto empresas como partidos políticos y otras organizaciones, y que esté permanentemente actualizada para conectar mejor con los públicos y avanzar hacia entornos más justos e igualitarios. 

A continuación comparto algunas publicaciones en medios de comunicación sobre esta edición de las Top 100, así como vídeos e imágenes sobre la Gala. Gracias por acompañarme siempre, leyendo mis artículos, compartiendo, celebrando conmigo mis éxitos… Este reconocimiento lleva también una parte de toda mi comunidad, de la cual me siento muy orgullosa. Aprovecho, además, para darle las gracias a todas las personas que me votaron y para felicitar a Mercedes Wullich, directora de Mujeres&Cía y a toda la organización por una gala inolvidable:

Vídeo del momento de la gala en el que se dio a conocer cuáles éramos las elegidas en la categoría en la que yo estaba nominada, en ‘Pensadoras y expertas’:

Excelentemente acompañada por mi colega Jesús de la Corte, consultor internacional, miembro del Panel de Expertos de la ONU para Latinoamérica:

IMG_4632

IMG_4640

13497579_1037949956286733_7652141085168575456_o

Foto de las Top 100 en la sede central de Repsol, donde se celebró la gala de 2016.

Captura de pantalla 2016-07-01 a las 8.22.20

Las mujeres elegidas en las 10 categorías que conforman Las Top 100 Mujeres Líderes de España. A ellas habría que sumar las honorarias. Más información en este enlace de El Mundo, por ejemplo, en este de ABC, o en la web de la organización.

 

En círculos directivos se habla cada vez más de la importancia de planificar estratégicamente teniendo en cuenta que nos encontramos en un mundo VUCA. Este contexto tiene como principales características que es volátil, incierto, complejo y ambiguo.

VUCA es un acrónimo cuyo origen se remonta a los años posteriores a la Guerra Fría y que se corresponde con las iniciales en inglés de volatility, uncertainty, complexity y ambiguity. Su uso fue rescatado por el ejército norteamericano tras los atentados del 11 de septiembre, según explica David Ruyet en una entrada en su blog de recomendable lectura y titulada ‘El mundo es VUCA’. En nuestros días su utilización toma fuerza en el ámbito de la dirección empresarial.

Por su parte, Nathan Bennet y G. James Lemoine nos ofrecen en un artículo en la prestigiosa revista de negocios de Harvard esta guía con las principales características para entender este escenario, sus desafíos y oportunidades.

VUCAHarvard

 

También Cristóbal Paus da en este post su interesante visión señalando los que, a su juicio, son los ingredientes necesarios si pretendemos sobrevivir en un entorno VUCA.

La importancia de diseñar una buena estrategia es fundamental para obtener éxito empresarial. En relación, en concreto, con la comunicación la tarea se complica, al tener que desarrollarse en un ámbito en el que los cambios resultan vertiginosos y llevan a que tengamos la sensación constante de enfrentarnos a escenarios inabarcables. Solo hay que mirar once años atrás, cuando nació Youtube, por ejemplo, para darnos cuenta de cómo ha evolucionado la manera de comunicar.

En mi opinión, lo primero que debemos considerar es que si tratamos de planificar en un entorno que puede conducirnos al caos nuestra estrategia debe tener la suficiente dosis de adaptabilidad. La siguiente clave para responder a la complejidad de un mundo interconectado como el actual tiene relación con la omnicanalidad.  No se trata de estar en todas partes, es decir, en todos los canales al alcance, sino de ofrecer un servicio coherente e integral en todo el ciclo de vida de la relación del cliente con la empresa. Por tanto, tiene un significado distinto al concepto de multicanalidad.

Por otro lado, en la estrategia  en un mundo VUCA adquiere un significado especial el Big Data y las posibilidades que ofrece para gestionar la información de la que se dispone. Apostar por incorporar especialistas en esta materia dentro de la empresa y que estén relacionados convenientemente con los departamentos de marketing y comunicación es una decisión muy oportuna para encontrar dentro del caos tanto respuestas como nuevas preguntas. Esto nos permitirá poner orden a la ingente cantidad de datos existente.

Asimismo, en un contexto así ya no es suficiente con introducir indicadores en nuestra estrategia de comunicación que nos permitan medir su efectividad al final del proceso, sino que deben establecer una evaluación continua y prever, además, la incorporación de elementos de escucha activa permanente.

Tarun Girdhar resalta en una completa reflexión sobre crecimiento sostenible en un mundo VUCA, que estamos viviendo una era turbulenta, pero a la vez excitante, en la que los cambios se producen a un ritmo vertiginoso y no son radicales, sino transformadores. En este sentido, la innovación y el design thinking juegan también un papel muy destacado.

 

Design Thinking

 

Como indica David Ruyet, “VUCA es caos… pero también presenta enormes oportunidades que solo se van a poder aprovechar si el negocio tiene la capacidad de prever y adaptarse”. Por esta razón es tan importante el coolhunting empresarial. La investigación de tendencias permite detectar indicios de cambio en este mundo volátil, incierto, complejo y ambiguo, interpretarlos y estudiar las posibilidades que ofrecen. Esto ayudará a orientar la comunicación de la empresa con un enfoque más proactivo que reactivo y facilitará su conexión con la sociedad en la que se enmarca la actividad. No obstante, dadas las características de un mundo VUCA esta tarea es compleja y requiere de la máxima profesionalización.

Espero que te haya resultado interesante y útil este post. Como siempre, estaré encantada de recibir tus comentarios a través de este blog o en cualquiera de mis perfiles sociales. Nos leemos.

 

La comunicación audiovisual es una de las herramientas más potentes que existen en nuestra sociedad para transmitir valores, en el aspecto positivo, y para perpetuar tópicos y desarrollar estereotipos, en el lado negativo.

A pesar de que en los últimos años, en concreto desde 2012, se ha producido un descenso en el número de horas que la ciudadanía española pasa ante la televisión, la cifra sigue siendo muy significativa. La media se sitúa en las cuatro horas al día, en concreto un total de 243 minutos, según los datos correspondientes al cuarto trimestre de 2015 recogidos en el Estudio Barlovento.

El televisor ha sido tradicionalmente conocido como la caja tonta, al presuponerse una ausencia de visión crítica por parte de la audiencia. Sin embargo, los contenidos que nos llegan a través de la televisión tienen una fuerza simbólica enorme que, convenientemente conformados desde una estrategia de impacto social positivo, que no tiene por qué producir un alejamiento del objetivo de ganar espectadores y espectadoras, tendrían un poder transformador enorme.

Desde un punto de vista comunicativo, el medio televisivo tiene una capacidad inmensa para llenar nuestras vidas de lo que el lingüista George Lakoff y el filósofo Mark Johnson han llamado “metáforas de la vida cotidiana”. Su conexión por tanto con valores como la igualdad resulta fundamental para seguir avanzando en este sentido.

No obstante, apostar por estrategias de impacto positivo en esta línea no deben reducirse a acciones puntuales e inconexas de responsabilidad social, ni a intentos de cubrir expediente manteniendo ciertos programas con una orientación más formativa. Se trata de garantizar un compromiso global, estratégico, que impregne toda la capacidad comunicativa del medio de manera transversal.

A este respecto realicé este llamamiento en la inauguración de las XV Jornadas Profesionales de la Fundación Audiovisual de Andalucía que puede verse en este vídeo.

 

 

La convergencia entre el audiovisual e Internet, con todo el desarrollo tecnológico que implica, sigue produciendo cambios profundamente transformadores. El sector se enfrenta en la actualidad a un escenario de grandes oportunidades, pero también de retos que requieren respuestas cada vez más imaginativas.

 

El contexto en el que se desarrolla la transmisión de contenidos audiovisuales ha registrado modificaciones muy importantes en los últimos años que ha tenido consecuencias en los formatos.  Me refiero a cambios en muchos casos vertiginosos que llevan al sector a una especie de regeneración constante.

 

En este sentido, resultan especialmente interesantes las fórmulas desarrolladas para escuchar a la sociedad como destinataria última de dichos contenidos, observar nuevos hábitos de consumo como los que conducen a la omnicanalidad, detectar indicios de cambio, analizar tendencias, anticiparse a ellas… Lejos de mermar la labor creativa en torno al ámbito audiovisual, esta tarea lleva, en mi opinión, a enriquecerla.

 

Una de las variaciones más relevantes que se están dando en el mercado audiovisual tiene que ver con el perfil del receptor. El consumidor tiende a convertirse en prosumidor, es decir, también productor, y en el sector que nos ocupa esto nos lleva a producir contenidos para receptores que son a su vez emisores.

 

Lo hemos podido observar recientemente, por ejemplo, en grandes eventos deportivos como la final de la UEFA Europa League o en la final de la Copa del Rey, con personas anónimas retransmitiendo por Periscope al mundo desde su salón el partido que proyectaba su televisor y respondiendo en directo a los comentarios que los espectadores hacían. Algunas de estas retransmisiones, desarrolladas simplemente poniendo el teléfono móvil frente al televisor, sumaban varios miles de seguidores y seguidoras.

 

Una de las grandes tendencias actuales que mejor conecta con esta nueva realidad de los públicos es la cocreación. De hecho muchos de los nuevos formatos audiovisuales que se están desarrollando presentan estrategias transmedia en las que la audiencia puede interactuar participando de manera activa en la generación de nuevos contenidos y disfrutar de una experiencia unitaria a través de diversos soportes tecnológicos.

 

Por otra parte, uno de los mayores retos a los que se enfrenta el sector audiovisual es encajar convenientemente los contenidos profesionales  en este contexto en el que toman tanto protagonismo los receptores-emisores.

 

JornadasFormatosAudiovisuales

 

De todo ello hablaremos en los próximos dos días en las Jornadas Profesionales organizadas por la Fundación Audiovisual de Andalucía (AVA), que este año alcanzan su edición número 15. Mañana martes día 24 me corresponderá inaugurar un programa de mesas de debate y ponencias a cargo de expertos  y expertas de muchísimo prestigio y conocimiento sobre esta materia. Entre otros y otras, por ejemplo, contaremos con la presencia de Javier Olivares, creador de ‘El Ministerio del Tiempo’, Gervasio Iglesias, productor en La Zanfoña Producciones (‘La isla mínima’), Fernando López Puig, director del área de Cine y Ficción de TVE, Lucía González, directora de Verne (El País),  César González, director de Informativos de La Sexta, Esperanza Martín, productora ejecutiva de programas como ‘El objetivo’, que conduce Ana Pastor, y ‘El Club de la Comedia’, etc.

 

Puedes consultar el programa completo en este enlace y seguir el streaming a través de la web de la Fundación AVA, organización que tengo el honor de presidir actualmente.