Cuando se trabaja en el asesoramiento de un sujeto para la construcción de su marca a partir de una estrategia personal de marketing y de comunicación la formulación correcta de objetivos resulta esencial. Estos deben ser determinados a partir de una tarea previa de análisis de factores relevantes en el posicionamiento, de auditoría, de identificación de valores…

 

Si el individuo para el que se está desarrollando el plan no se siente identificado con los objetivos sugeridos, difícilmente serán alcanzados. Su implicación es fundamental en todo el proceso de ‘personal branding’, no en vano estamos hablando de la gestión de su propia marca. Para ello resulta conveniente que se le motive adecuadamente y que se garantice su participación activa en todo el desarrollo. En este sentido, es necesario que impulse una labor de autoconocimiento que facilite la selección de los valores a través de los cuales quiere diferenciarse. Así debe ser consciente de sus fortalezas, debilidades, aptitudes, necesidades, limitaciones que ha tenido hasta ahora…

 

Asimismo, es preciso que el destinatario del plan formule conjuntamente con el profesional que lo esté acompañando en el proceso los retos que quiera lograr a través de su comunicación personal. Al mismo tiempo hay que garantizar la comprensión y el aprendizaje de las propuestas de acción que se le marquen. Finalmente, la labor de asesoramiento debe ir encaminada a dotarlo de los instrumentos necesarios para que adquiera destreza de modo que, a través de la autodisciplina, mantenga viva su marca personal.

 

Uno de los mayores enemigos en todo este trabajo es toparse con el ego. Como se suele decir popularmente, este puede nublar la vista, por lo que es fundamental dejarlo a un lado, aislarlo, para poder avanzar siendo consciente de las debilidades, pero también de las fortalezas. Un buen plan de marca personal reforzará las segundas para reducir las primeras, siempre desde la convicción de que nadie es perfecto, por lo que difícilmente podríamos sentirnos identificados con marcas que traten de aparentar serlo.

 

Un vez que la persona sea consciente de qué quiere conseguir con su marca y cómo puede lograrlo, lo más importante será que disfrute del camino a recorrer hasta que eso ocurra. Por último, como suelo resaltar, debemos tener en cuenta que una marca está viva, necesita nacer y ser alimentada para seguir creciendo. El trabajo en torno a ella, se corresponda con una empresa, una organización, una institución o un particular, debe ser constante, continuo.

 

MarcaPersonalcamino

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s