Con la eclosión de medios de comunicación digitales que se ha registrado en los últimos años y el desarrollo de nuevos canales en Internet nos encontramos con un nuevo elemento que debe adquirir cada vez mayor importancia en las auditorías de imagen: la Reputación Online u Online Reputation Management (ORM). En una era en la que Google permite realizar un rastreo inmediato sobre casi cualquier cosa y deja a un lado a las trandicionales hemerotecas no tiene sentido que los consultores políticos ignoren este aspecto tan importante para el posicionamiento de sus asesorados. Tampoco tiene sentido que muchas empresas de seguimiento continúen basando sus trabajos especializados en medios impresos y/o audiovisuales sin incorporar este parámetro.

Recientemente la Defensora del Lector de El País escribía sobre hasta qué punto estamos “Condenados a permanecer en la Red”. Ese era precisamente el título de un interesante artículo en el que Milagros Pérez Oliva se refería al aumento del número de personas que solicitan modificar cambiar o eliminar informaciones en Internet que consideran que dañan su imagen. La preocupación por la imagen digital de cada uno de nosotros está más que justificada y debería ser también una línea de trabajo estratégica esencial para quienes se dedican a la Comunicación Política.

Los candidatos que consideran que es posible penetrar en Internet en el último momento antes de una cita electoral y conseguir con una labor comunicativa intensiva una reputación positiva en la Red deben saber que se equivocan. El contacto con los electores a través de medios digitales debe ser constante. El posicionamiento online favorable que cubra las expectativas de un político irá en gran medida parejo al dominio de herramientas básicas que le facilitarán una comunicación más fluida con la ciudadanía. Si no conoce cómo hacerlo es imprescindible que se deje asesorar por auténticos especialistas, al igual que haría en otras materias.

Si no nos esforzamos en construir nuestra identidad digital, otros lo harán por nosotros… Si dejamos huecos, otros los cubrirán… y en esos casos, probablemente, llegaremos demasiado tarde para reconstruir esa realidad.

Para saber más sobre reputación online e identidad digital os recomiendo leer también: Collabtopia, Netoraton, Reputaciononline.net, Iván Pino

(NOTA: post importado desde el blog anterior de la misma autora ‘Enfoque Ciudadano’)

Anuncios
comentarios
  1. Progresista64 dice:

    Hola Maria Jose. Como proffesional de la comunicación, llevo años en el tema del marketing político y la evolución en la red. Es muy importante estar, pero es más importante mantener. Que muchos compañeros hagan un esfuerzo previo a las campañas electorales para después desaparecer solo hace crecer el descrédito. Soy partidario de que es mejor no estar antes de tener un sitio totalmente muerto.
    Saludos

    Me gusta

  2. Tomás García Broceño dice:

    Totalmente de acuerdo Mª José.

    Nueva era, nuevas técnicas y herramientas. Me parece imprescindible que los asesores políticos tomen en consideración la repercusión de la penetración de las nuevas tecnologías y cuál es la imagen digital de su asesorado, a la vez que también es posible un trabajo de ingeniería en la construcción de un perfil determinado.

    Pero por supuesto, igual que cualquier obra de ingeniería civil, tiene un amplio plazo de ejecución, también los proyectos digitales llevan su tiempo, y el político que quiera formar parte de la nueva realidad, debe estar presente de forma permanente, y no sólo días o meses antes de una cita electoral, incluso en este último caso podría ir en su contra.

    Tarea tienen los comunicadores y asesores políticos para desarrollar todas las posibilidades de las redes sociales y de las web 2.0 en beneficio de sus asesorados.

    Me gusta

  3. Gracias por tu mención, Maria José!. Yo también creo que los candidatos y partidos tienen una oportunidad muy importante de conectar con los ciudadanos, sobre todo a nivel local, a través de todo el mundo de la conversación 2.0. (ahí los portavoces teneís que tirar del carro!).

    Parte de ese conexión empieza por tener una identidad y una reputación en internet (un político debe ser conocido!), pero sobre todo escuchar y acercar a los ciudadanos a los centros de decisión. Y para eso hay herramientas (que van cambiando…) como Twitter (comentar los plenos, reuniones), podcasts en los que invitar a ciudadanos…

    Un saludo, Pedro.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s