Cuidado con el voto visceral

     El acto de votar suele ser, debe serlo, por supuesto, un ejercicio personal consciente que nos empodera en democracia. En él podemos encontrar una serie de componentes conectados con nuestra capacidad de razonar, pero también hallamos elementos emocionales que tratan de ser activados por los políticos en campaña electoral. 

     Podríamos hablar, por tanto, de un voto eminentemente racional cuando responde a preguntas como cuáles son las propuestas de los partidos que mejor conectan con mis valores, cuáles creo que se corresponden con el modelo de sociedad que anhelo, cuál es el partido que presenta una trayectoria más sólida y tiene al candidato mejor formado, etc. 

     Existe también el voto emocional, relacionado principalmente con otros aspectos como cuál es el cabeza de lista que mejor me cae, quién es capaz de generarme más ilusión, quién me transmite más en televisión… Puede estar asimismo basado en la tradición sentimental de pertenencia a una formación, lo cual convierte su elección en algo incondicional. En este aspecto tienen ventaja a priori los partidos con más historia, que deben movilizar a este electorado y asegurarlo para, a continuación, ampliar el espectro de votantes captando la atención de los indecisos.

     Yo hablaría también de otro tipo de voto: el visceral. Este es precisamente al que han apelado, en gran medida, las nuevas formaciones para convertirse en alternativa de gobierno. Hace tiempo escribí que el ascenso de estas opciones novedosas que estaban rompiendo el bipartidismo, mientras dejaban a IU casi en fuera de juego, se debía más a los errores ajenos, que a méritos propios. No obstante, también se han dado estos últimos, evidentemente. 

     Considero que siempre es importante analizar los programas electorales de unos y otros antes de tomar una decisión, pero en estas elecciones del 20 de diciembre en España esta necesidad me parece imperiosa. Después hay que luchar porque se mantengan abiertos cauces de participación que nos permitan exigir su cumplimiento.

     En una campaña electoral que coordiné ofrecíamos uno a uno a los ciudadanos que si lo deseaban uno de los miembros de la candidatura iría a su casa y les explicaría personalmente el programa electoral y resolvería sus dudas, en caso de que las tuvieran. Si lo preferían podían solicitar que se les enviara el documento. Me parecía algo esencial, un derecho ciudadano incuestionable.

     ¿Por qué es tan importante ahora estudiar los programas? España ha vivido años muy complicados en los que, casi sin darnos cuenta, porque estábamos totalmente imbuidos por las exigencias de la crisis, hemos ido perdiendo derechos sociales.  

     Creo que los mejores años de nuestro país están por venir y que deben aprovecharse para consolidar avances ciudadanos, recuperar derechos perdidos y ampliarlos. 

     La crisis ha provocado una reformulación general de valores que, en mi opinión, los nuevos partidos han sabido interpretar mejor y por esa razón principalmente han ido ganando y ganando adeptos. A este tema tan importante de la comunicación política es al que me refiero al hablar de coolhunting político. No creo que sea un aspecto que a la derecha tradicional le preocupe, ya que su ideario suele tener una mínima evolución prospectiva. En cambio, es un asunto que me parece esencial para formaciones progresistas como el PSOE.
 

     El acierto a la hora de conectar con esos valores nuevos o reformulados lleva a la habilidad para movilizar el voto emocional. En cualquier caso, hay que tener en cuenta que dejarnos dominar por asuntos alejados de la razón a la hora de votar nos puede llevar a optar por el gobernante que mejor nos caía como candidato y acabar así relegando al mejor gobernante.

  

  

 

     Lo más peligroso, a mi juicio, radica en la movilización del voto visceral, ese que, alejado de toda razón, prioriza sentimientos negativos tales como el ansia de castigo o venganza, la rabia o la frustración. Se trata, en todos los casos, de elementos destructivos. Por ello animo a que reflexionemos, antes de dejarnos llevar por él, ya que, al contrario de lo que promueve, unas elecciones deben estar orientadas hacia un cambio constructivo que nos conduzca hacia una sociedad mejor, nunca hacia la destrucción.

Autor: mariajosebayo

Soy periodista, consultora de Comunicación Estratégica y experta en Gestión de la Comunicación Política y Electoral. Recientemente he fundado María José Bayo Comunicación, empresa que ofrece un asesoramiento experto en Comunicación, además de formación en este ámbito. He sido consejera en el Consejo de Administración de Radio Televisión de Andalucía (Canal Sur) durante 11 años. Actualmente soy directora general para Andalucía de la asociación International Business Women (IBWomen). Fui elegida una de las diez expertas con mayor proyección y capacidad de influencia dentro del Top 100 Mujeres Líderes de España en 2016. Además, formo parte del Comité de la iniciativa Mujeres Líderes de las Américas de la OEA y la Fundación Ciencias de la Documentación. Igualmente, me han designado integrante del Consejo Mentor (Comité de Honor) de AMCES (Mentoring). Entre 2015 y 2018 fui presidenta de la Fundación Audiovisual de Andalucía. Además, me han elegido mujer influyente dentro de la red de Mujeres Influyentes de España promovida por WomanTalent. Asimismo, soy embajadora de la red profesional Woments, mentora de la Universidad Internacional de la Rioja (UNIR) y experta externa para la Comisión Europea. Me he formado en Liderazgo en la Innovación en una de las universidades más prestigiosas del mundo, el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT). He ofrecido conferencias en universidades y en congresos y jornadas de ámbito nacional e internacional. Me apasiona compartir conocimiento y aportar valor a través de la formación. Anteriormente he sido delegada provincial de la agencia de noticias Europa Press y portavoz del Consejo Asesor de RTVE en Andalucía. Como experta en gestión de la comunicación política y electoral he asumido responsabilidades en posiciones muy relevantes con interacción directa, por ejemplo, con presidentes autonómicos y portavoces parlamentarios. Mantengo vivo mi compromiso social mediante el impulso de iniciativas solidarias desde la conciencia del poder transformador que puede tener la Comunicación para avanzar hacia una sociedad más justa e igualitaria. Me ilusiona especialmente haber recibido reconocimientos como el de Cruz Roja en 2018 o mi nominación en 2019 como Onubense del Año en la categoría de "Solidaridad y valores humanos".

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .