El día que bailé con Bisila Bokoko

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp

Nunca me ha gustado bailar en público. Recuerdo que cuando era muy pequeña la escuela de baile en la que me habían matriculado en mi pueblo para aprender sevillanas, algo habitual en mi tierra, había organizado un espectáculo en el que mi grupo debía actuar en unas fiestas de barrio. Yo me escondí detrás del escenario y me negué a salir. Hoy he recordado a aquella niña al subirme al escenario en respuesta a la invitación de Bisila Bokoko para bailar junto a las demás ponentes del XXXI Congreso Iberoamericano de Mujeres Empresarias CIME 2021. Lo he hecho y lo he disfrutado muchísimo.

Bisila Bokoko, experta en Diversidad y Liderazgo Global, es una de las conferenciantes más destacadas sobre liderazgo del panorama actual y ha sido la encargada de pronunciar la conferencia inaugural de este evento que se celebra en Las Palmas de Gran Canaria. El Congreso está organizado por ASEME Canarias, con Lidia Monzón a la cabeza como presidenta.

He de reconocer que tengo una mirada muy crítica, constructivamente crítica, en relación con este tipo de conferencias motivadoras. Se debe a mi dedicación profesional como mentora de líderes, con quienes trabajo la comunicación estratégica personal para impulsar su marca. Tengo el sentido analítico desarrollado para captar exceso de ‘postureo’ o de artificios, en el sentido negativo, o para identificar dónde hay autenticidad. A este respecto, puedo afirmar que la intervención de Bisila Bokoko (sin apoyo del típico powerpoint) me ha encantado y me ha insuflado energía muy positiva… tanta, que he subido al escenario a bailar convencida de que disfrutaría al hacerlo.

Desde un punto de vista comunicativo, Bokoko tiene un dominio de la comunicación verbal y no verbal brillante, que en ningún caso resulta fingido, sino que fluye de manera natural, aunque evidentemente responde a horas de trabajo y de formación. Sobre su historia vital, fascinante y muy enriquecedora para quienes pretenden emprender y enfrentarse a todas las dificultades que esto conlleva, ha planteado un relato personal, un storytelling, con el que muchas personas podrían sentir conexión.

De todas sus lecciones vitales me quedaría con una frase que conecta con una idea que a menudo reitero, en relación con el hecho de que cuando las mujeres accedemos a puestos de responsabilidad, tenemos la oportunidad de abrirle paso a otras mujeres. Ella remarca que “cuando una mujer sube un escalón tiene que poner la escalera a otras mujeres”. Asimismo, plantea que es imprescindible que sintamos que no estamos solas. Un día cuando era pequeña y regresaba traumatizada del colegio porque un niño al sentarse a su lado en clase la había rechazado porque temía convertirse en negro, como si se tratara de algo contagioso, su padre le pidió que se situara frente al espejo y que viera su realidad: “Eres mujer y negra, con eso tendrás que vivir”.

A pesar de todas las dificultades, se ha enfrentado a la vida con una sonrisa como compañera de viaje y un espíritu resiliente. Fue fundamental encontrar su propósito, saber qué persona quería ser y qué quería hacer, saber qué legado le gustaría dejar. “Si queréis algo, pedirlo”, sostiene.

 

AFRONTAR LOS MIEDOS

Bisila Bokoko, al igual que yo y otras muchas personas que ahora somos capaces de subirnos a un escenario para compartir nuestros conocimientos y nuestra experiencia profesional, hemos sufrido anteriormente miedo escénico o a hablar en público. En la escuela, como mujer negra a quien hacían sentir distinta, quería pasar desapercibida, quería ser transparente. Pero en muchas ocasiones los miedos, como comenta, hay que afrontarlos de frente. Para superarlos hay que entenderlos, abrazarlos, porque tienen información relevante que podemos usar para transformar la realidad, y a partir de ahí debemos gestionar los cambios necesarios desde dentro hacia afuera. Así, comenzó a pasarlo bien cuando se enfrentaba a su miedo escénico interviniendo ante tantas personas. “Detrás del miedo hay una oportunidad que te estás perdiendo”, subraya.

Entre los temores más habituales que se identifican en procesos de emprendimiento, Bisila Bokoko ha señalado el perfeccionismo, que lleva a la procrastinación. También, destaca el juicio, tanto a nosotras mismas como a las demás personas. “Cuando te reconcilias contigo y aceptas —indica—, te liberas de un enemigo que no te sirve”. Por otra parte, está la duda, que muchas veces nos impide emprender, y la queja, “una emoción supertóxica”. Igualmente, advierte sobre el riesgo de pensar siempre que lo peor va a pasar o querer controlarlo todo.

Como ingredientes de la receta del emprendimiento sugiere: la claridad al exponer el propósito, saber qué queremos y entenderlo, enfocarnos y no centrarnos en lo que no queremos, sino en aquello a lo aspiramos. Del mismo modo, resalta la conveniencia de tener “los hábitos de la persona que quieres ser y caminar hacia ello”, así como de trabajar la marca personal desde la autoimagen, como seres únicos y especiales con valores y principios, y el networking. También es preciso que no perdamos de vista la importancia del lenguaje, de hablarnos y hablar en consonancia con lo que somos y hacemos.

Las ponencias del Congreso Iberoamericano de Mujeres Empresarias CIME 2021 se desarrollan entre hoy jueves y mañana viernes día 26 de noviembre en la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria y se pueden seguir en directo. Es posible conocer más sobre el evento a través de esta web: https://cime2021canarias.com/ A mí me corresponde intervenir en la mesa redonda sobre cómo mejorar la visibilidad de las mujeres empresarias y directivas a través de la comunicación y el branding, que tendrá lugar mañana por la tarde.